La deforestación en el Amazonas se acerca a su punto de no retorno

La deforestacion en el Amazonas se acerca a su punto de no retorno

Hace solo unos meses, el científico brasileño Carlos Nobre y el biólogo Thomas Lovejoy publicaron un artículo en la prestigiosa revista científica Science Advances sobre la alarmante situación del Amazonas. En dicho trabajo advertían que este privilegiado entorno natural se acercaba a un punto de no retorno a causa de su deforestación.

En la actualidad, la situación del Amazonas es cada vez más preocupante. La deforestación ha acabado ya con más del 17% de la vegetación de la zona y es un proceso que no tiene visos de acabar si no se toman medidas radicales y consensuadas. Según Nobre y Lovejoy, si la deforestación llega al 20% el bosque dejará de ser sostenible, convirtiéndose en una extensa sabana. Pero ¿qué se puede hacer para evitarlo?

Las causas de la deforestación

Para frenar la deforestación del Amazonas, en primer lugar, hay que conocer bien cuáles son las causas de este deterioro. Los científicos coinciden en la tala de árboles y las quemas como una de las principales razones de esta deforestación, cuyo ritmo se ha incrementado en la última década.

Rio Itenez o Guapore es un largo rio amazonico
Río Iténez (o Itenes o Guaporé) es un largo río amazónico.

La tala indiscriminada de árboles y las actividades de la industria maderera son constantes y amenazan la subsistencia del que es considerado el mayor ecosistema de selvas tropicales de la Tierra. Los árboles son los responsables de procesar el dióxido de carbono y suministrar oxígeno en este entorno natural. Y talar árboles afecta a la humedad de la selva, que es eliminada, con lo que aumentan los peligros de incendios.

Menos lluvias

Por otra parte, la deforestación del Amazonas está incidiendo también de forma poderosa en una presencia mucho menor de lluvias. Las sequías cada vez son más numerosas y frecuentes y no solo afectan al Amazonas sino a países enteros como a Brasil en los años 2010 y 2015.

Diversas investigaciones apuntan a que el calentamiento del Amazonas será cada vez mayor a corto plazo, lo que provocará sequías aún más largas, de duraciones superiores al año. El cambio climático es una realidad y está afectando de forma muy negativa al Amazonas.

Las soluciones a la deforestación

Frente a este cúmulo de problemas y al riesgo real que existe para la subsistencia del Amazonas, los científicos proponen varias soluciones. Para empezar, expertos como los mencionados Nobre y Lovejoy señalan la necesidad de aplicar un margen de seguridad para no llegar al temido 20% de deforestación, que sería fatal para la selva.

La reducción de la tala de árboles parece una medida lógica, pero no debe restringirse sólo el número de talas sino tener en cuenta qué especies de árboles merecen más protección y son imprescindibles para mantener el equilibrio del ecosistema selvático. La reforestación constituye en este marco otra acción necesaria para recuperar la riqueza de vegetación de la selva. Algunas organizaciones ecológicas sugieren sembrar 10 árboles por cada árbol talado.

Por último, todos estos esfuerzos han de estar consensuados y contar con la colaboración de todos los países en cuyo territorio discurre el Amazonas. Sólo así habrá opciones reales de salvar uno de los mayores tesoros naturales que tiene nuestro planeta Tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.