El ultra Bolsonaro arrasa en brasil pero necesitará una segunda vuelta

El ultra Bolsonaro arrasa en brasil pero necesitara una segunda vuelta

El candidato de extrema derecha, Jair Bolsonaro, obtuvo más del 46 por ciento de los votos en la primera ronda de las elecciones presidenciales de Brasil el domingo (7 de octubre). Su principal rival, Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), quedó en segundo lugar con un 29%.

Fiel a sí mismo, Jair Bolsonaro se sorprendió ante los resultados que lo ubican muy por delante en la primera vuelta de las elecciones presidenciales brasileñas (46,06%), refutando la validez: “Estoy seguro de si no había sucedido (problemas con las urnas electrónicas), habríamos conocido el nombre de Presidente de la República esta noche. Es nuestra libertad lo que está en juego”. Estos simpatizantes se reunieron frente a la sede del Tribunal Supremo Electoral (TSE) en Brasilia, gritando “Fraude”.

Es un verdadero terremoto para el país. Aunque las encuestas lo situaban en cabeza desde que se invalidó la candidatura de Lula, nadie predijo tal resultado, lo que lo coloca al borde de la victoria en la primera ronda, por delante de Fernando Haddad (29.24%).

La puñalada que recibió el 6 de septiembre de un atacante lo mantuvo alejado de la campaña electoral durante tres semanas y le dio una imagen de víctima. También le permitió no participar en debates presidenciales televisados ​​que podrían empañar su imagen. Las mujeres se movilizaron al final de la campaña en el movimiento Ele Nao (“no él”) al reunir a cientos de miles de manifestantes en las calles de Brasil el sábado 28 de septiembre, pero en este país de 200 millones de habitantes, Solo ha pesado un poco.

Jair Bolsonaro es un ex capitán del ejército brasileño que entró en la política poco después del final de la dictadura militar en 1985. Después de ser elegido concejal de la ciudad de Río de Janeiro en 1988, se convirtió en miembro del parlamento dos años más tarde. Seguirá siéndolo hasta hoy. Es menos notable por su trabajo parlamentario que por sus comentarios reaccionarios, machistas y homofóbicos. A un miembro de la izquierda a la Cámara: “No te voy a violar, no te lo mereces. Eres demasiado feo”.

Ardiente defensor de la dictadura militar, cree que el error de la dictadura “fue torturar en lugar de matar”. Durante la votación para destituir a Dilma Rousseff, dedicó su voz a la familia, a las fuerzas armadas, a la lucha contra el comunismo ya la memoria del coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, conocido torturador durante la dictadura. Sobre los homosexuales, dice, “no podría amar a un hijo homosexual. Preferiría que muriera en un accidente automovilístico”.

Su reciente ascenso se debe en gran parte a su acercamiento con los evangelistas, muy influyentes en Brasil y el Parlamento. De origen católico, fue bautizado por un pastor en Israel en 2016. También sedujo a los grandes terratenientes al planear legalizar el transporte de armas y liberalizar un poco más el uso de pesticidas. Pero es sobre todo la decadencia del mundo político que este hombre de 63 años le debe su éxito. Durante meses, los escándalos de corrupción han barrido a los líderes de todos los partidos. Los parlamentarios han parecido más ocupados en los últimos tiempos para protegerse de la justicia que para legislar.

También es la situación económica que se ha deteriorado constantemente desde 2015 que le ha dado alas a Jair Bolsonaro. Su asesor económico, Paulo Guedes, está en la más pura tradición ultraliberal. Aboga por la privatización y la retirada del estado de la esfera económica. La comunidad empresarial finalmente lo apoyó y los mercados acogieron la perspectiva de una victoria de Bolsonaro por el mayor aumento en el mercado de valores en dos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.