Sin la candidatura de Lula, las elecciones presidenciales de Brasil se sumergen en lo desconocido

Lula da Silva no podra participar en las elecciones

Horas antes del fallo del Tribunal Superior Electoral (TSE) que invalidan la candidatura de Luiz Inacio Lula da Silva, el viernes 31 de agosto de Fernando Haddad, viajando en el noreste de Brasil, fue aclamado por una multitud de simpatizantes de la izquierda.

Abrazamos al candidato a la vicepresidencia, lo abrazamos, pero no era su nombre el que se cantaba. La multitud aclamaba a Lula. El ex presidente de izquierdas (de 2003 a 2010), de 72 años, encarcelado por corrupción en una prisión de Curitiba. “Lula libre” , “Lula guerrero del pueblo brasileño” , “Lula, Lula, Lula”, gritaban los exaltados militantes.

Fernando Haddad, de 55 años, hijo de comerciantes libaneses, ex alcalde de Sao Paulo y ex ministro de Educación de Lula, es aún desconocido para el público en general. Pero ahora debe hacerse un nombre y galvanizar a las multitudes como su mentor. Con el rechazo de la candidatura de Lula, Fernando Haddad se convierte en el candidato presidencial por el Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) para las elecciones de octubre.

Mi única preocupación es la defensa de las instituciones de la Constitución y la democracia, para que sirvan los mejores de la nación brasileña“, argumentó el juez Luis Roberto Barroso, antes de invalidar la candidatura de Lula. La llamada ley “Ficha Limpa” significa que un apelante condenado, este es el caso de Lula, no puede ser elegible. “No hay margen”, explicó.

El magistrado fue seguido por una mayoría de jueces (seis a uno). El TSE también exigió que el nombre y la figura de Lula no aparezcan en la publicidad de la campaña, dejando al PT 10 días para designar un sustituto. “Ante la dura decisión de TSE contra Lula y las personas que quieren elegirlo, el PT luchará. Presentaremos todas las apelaciones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.