El dolor de espalda: tipos y causas principales

Dolor de espalda tipos y causas principales

El dolor de espalda es quizás uno de los dolores musculares más habituales entre personas de cualquier edad y prácticamente todo el mundo ha sufrido dolor de espalda alguna vez en su vida. En la actualidad es una de las causas más habituales de baja laboral por enfermedad y es algo que ocurre en todos los países del mundo y en todo tipo de sectores.

Tipo de dolores de espalda que existen

Aunque existen dolores de espalda leves que apenas suponen más que una molestia ocasional, otros dolores de espalda surgen de forma repentina e intensa y pueden durar varios días e incluso semanas. Alguna personas sufren incluso dolor de espalda crónico, que ocurre cuando se prolonga durante más de 3 meses. Tal y como podemos encontrar en https://www.rs7.es/2019/06/06/causas-y-tipos-de-dolores-de-espalda/ existen diferentes tipos de dolores de espalda que cuentan con diferentes causas del dolor de espalda muy distintas entre sí.   

Pero, ¿qué tipo de dolores de espalda existen?

Existen diferentes maneras de clasificar un dolor de espalda pero principalmente podemos encontrar dos tipos:

Dolor de espalda de tipo mecánico

Es quizás el tipo de dolor de espalda más frecuente entre la población de cualquier edad y se manifiesta a través de golpes rítmicos en la zona afectada que los afectados definen como un dolor sordo. En cuanto a su duración, lo habitual es que desaparezca pasada la media hora desde su aparición y suele estar causado por traumatismos o distenciones musculares. 

También suelen estar provocados por levantar un peso excesivo de manera inadecuada pero los profesionales médicos coinciden en que detrás de este tipo de dolor existen ciertas patologías como las siguientes: hernia discal, fractura vertebral, enfermedad discal degenerativa, esguinces, artrosis en la columna vertebral o deformaciones congénitas, además de las causas citadas anteriormente.

Dolor de espalda de tipo inflamatorio

Este tipo de dolor de espalda es menos habitual y se estima que lo padece una de cada veinte personas que manifiestan dolor de espalda. En la mayoría de los casos aparece en edades inferiores a los 40 años y para mejorar y reducir el dolor se recomienda el ejercicio físico y la actividad deportiva en lugar de reposo y tranquilidad. En ocasiones se manifiesta por las mañanas por la gran rigidez que se siente en la espalda pero lo más común es notarlo por las noches como un dolor gradual que puede llegar incluso a las nalgas.

En ocasiones se cae en el error de confundirlo con un dolor de espalda de tipo mecánico y se hace reposo cuando precisamente esto es contraproducente. Lo ideal es acudir a un especialista médico que diagnostique el dolor para que diseñe un plan de recuperación a medida. En cualquier caso es necesario tomárselo con calma, pues en ocasiones puede llegar a durar más de 3 meses.

¿Qué factores de riesgo o causas están detrás de los dolores de espalda?

Tal y como hemos visto al principio, los dolores de espalda pueden manifestarse por la existencia de alguna enfermedad en el organismo. Pero también existen otros factores que influyen en su aparición. Por ejemplo, el tabaquismo reduce el flujo sanguíneo y ello puede perjudicar el aporte de nutrientes a la musculatura de la espalda provocando su debilitamiento y haciéndola más propensa a sufrir dolores.

Otro caso a tener en cuenta es la obesidad. El sobrepeso es malo a cualquier nivel pero a nivel muscular resulta muy contraproducente, ya que tensa de manera muy intensa los músculos de la espalda haciendo que sean más vulnerables. Es por ello recomendable adoptar un estilo de vida saludable y practicar ejercicio al menos tres veces a la semana. Esto último también puede ocasionar dolores de espalda, ya que si no se practica ejercicio la musculatura será más débil y por tanto será más probable sufrir dolores de espalda.

Como se puede apreciar son muchas las causas que están detrás de la aparición de los dolores de espalda. Es por ello que se trata de una afección muy habitual entre la población y difícilmente podremos escapar de ella. En cualquier caso realizar ejercicio, seguir una alimentación sana, evitar el tabaco y acudir a especialistas ante la aparición del dolor pueden ser consejos de gran ayuda para contribuir a su desaparición. Y es que el dolor de espalda puede ser muy limitante a nivel personal y laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.