Guaidó dice que las víctimas de los apagones han sido ‘asesinadas’ por el gobierno de Maduro

Apagon Venezuela

Diecisiete personas murieron en el apagón masivo de Venezuela, “asesinadas” por el gobierno del presidente Nicolás Maduro, según el líder de la oposición Juan Guaidó. El presidente interino de Venezuela, dijo el domingo que 16 estados continuaron sin luz, mientras que seis solo de forma parcial. Dijo que el sector privado había perdido al menos 400 millones de dólares por cortes de energía.

La electricidad se redujo al 70% en la nación sudamericana a fines de la semana pasada, y los funcionarios advirtieron que los hospitales estaban en riesgo. “Venezuela ya se ha derrumbado realmente”, dijo Guaidó a CNN el domingo en una entrevista en una habitación de hotel sofocante en la capital venezolana, otro subproducto de los apagones.

“No hay servicio en los hospitales. Estos fueron los mejores hospitales del país. Si estamos en la capital, ¿qué son los kilómetros dentro de Venezuela donde no ha habido o ha habido muy poca gasolina con cortes periódicos de electricidad? ¿Sin bienes básicos, con transporte público ineficiente? Se puede decir con toda responsabilidad que Venezuela ya se ha derrumbado “.

Guaidó dijo que la oposición había registrado 17 “asesinatos” durante el apagón. “No puedo llamarlo de otra manera, debido a la falta de electricidad. Imagínese si en su país, se da cuenta de la noticia de que han pasado cuatro días sin electricidad porque robaron de las plantas de electricidad y murieron 17 personas. Eso es un asesinato”, dijo.

Maduro culpó a Estados Unidos por el apagón, y le dijo a sus simpatizantes en un mitin el sábado que la red eléctrica de la nación había sido saboteada. Estados Unidos ha atribuido la interrupción a la “incompetencia” del régimen de Maduro.

Guaidó también dijo que las acusaciones del gobierno de Maduro de un ataque cibernético en Estados Unidos eran absurdas. La principal central eléctrica de Venezuela está llena de máquinas analógicas antiguas que no están conectadas a ninguna red, dijo.

“Estamos en medio de una catástrofe que no es el resultado de un huracán, que no es el resultado de un tsunami”, dijo Guaidó. “Es el producto de la ineficiencia, la incapacidad, la corrupción de un régimen que no se preocupa por la vida de los venezolanos”. En una conferencia de prensa el domingo, Guaidó dijo que pedirá un “estado de emergencia nacional” en una sesión especial del parlamento el lunes.

Dijo que se han mantenido conversaciones con Alemania, Japón, Brasil y Colombia para buscar su apoyo. Guaidó dijo que hay 1.500 millones de dólares disponibles de organizaciones multilaterales para atender los servicios en Venezuela. No dijo dónde estaba el dinero ni cómo se podía acceder a los fondos. Guaidó nuevamente apeló a los militares para que “dejen de ocultar al dictador”, refiriéndose a Maduro.

Maduro y Guaidó llevaron a cabo reuniones separadas y polémicas en Caracas el sábado, y Maduro insistió en que la red eléctrica del país había sido “pirateada” y “saboteada”. Maduro dijo a los partidarios que casi el 70% del poder se había restablecido en el país la tarde del viernes, pero que el “ciberataque internacional” llevado a cabo por el “gobierno de Estados Unidos” y la oposición de Venezuela retrasó el progreso.

Anunció cambios dentro de Corpoelec, la compañía eléctrica nacional de Venezuela. El primer paso, dijo, fue “limpiar” la compañía para deshacerse de “traidores” e “infiltrados”.

Maduro también criticó los pedidos de la oposición para una intervención militar en Venezuela y dijo que si EE. UU. Decidía llevar a cabo acciones militares en el país, los grupos a favor de la oposición y a favor del gobierno se verían afectados.

Guaidó, en su mitin, aseguró desafiadamente a los seguidores que todas las opciones estaban sobre la mesa para sacar a Maduro del cargo.

Usar un megáfono y pararse en lo alto de un puente, después de que la policía desmantelara el escenario que se suponía debía usar, Guaidó dijo que las opciones constitucionales para promover el cambio de régimen solo funcionarán si la oposición seguía protestando con regularidad y llamaba a los ciudadanos a viajar a Caracas para protestar .

Guaidó también dijo que el artículo 187 de la Constitución venezolana está bajo consideración y se activará “en el momento apropiado”. El artículo 187 establece que la Asamblea Nacional tiene el poder de autorizar el uso de las misiones militares de Venezuela en el extranjero o de permitir misiones extranjeras en el país.

Pidió a sus partidarios que se mantuvieran fuertes ante el apagón. “Hemos estado informando sobre la crisis eléctrica durante años, y ahora debemos alertar de manera responsable que esto también podría convertirse en la crisis de la gasolina, además de la crisis del agua que ya tenemos”.

EEUU apunta el dedo hacia atrás en Maduro

El jueves, el secretario de Estado de los EE. UU., Mike Pompeo, rechazó la seña de Maduro y lo culpó por la situación.

“El apagón y la devastación que lastima a los venezolanos comunes no se debe a los EE. UU. No se debe a Colombia. No se trata de Ecuador o Brasil, Europa o cualquier otro lugar. La falta de energía y el hambre son el resultado de la incompetencia del régimen de Maduro”, escribió Pompeo.

Pompeo publicó una foto de la manifestación de Guaidó con el subtítulo: “La gente de #Venezuela ha respondido nuevamente al llamado de @jGuaidó para salir a las calles en apoyo de la libertad y la democracia. Los trabajadores del sector público, que sufren represión económica y política, ahora se encuentran Guaidó y la promesa de un futuro mejor para Venezuela “.

La inflación desenfrenada y la escasez de alimentos se han apoderado de Venezuela bajo Maduro, y miles han huido a los países vecinos a medida que la escasez, la agitación política y las tasas de delincuencia se han disparado.

Los apagones se han convertido en algo cotidiano a medida que la crisis económica ha empeorado, pero una de las magnitudes de la interrupción en curso, que ha paralizado la mayor parte del país, es rara.

Guaidó dijo que el éxodo de millones de venezolanos en los últimos años probablemente significó que no quedaban suficientes ingenieros para ayudar a terminar con los apagones. “No tienen la mano de obra. Dudo que tengan la capacidad de restaurar completamente la energía”, dijo Guaidó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.