El fiscal Mueller concluye que Trump no conspiró con Rusia en su campaña a las presidenciales

Robert Mueller

Después de más de 22 meses de investigación, el fiscal especial concluye que no hay conspiración con Rusia en las elecciones presidenciales de 2016. El resultado de 675 días de investigaciones realizadas por 19 fiscales y 40 agentes del FBI, después de haber realizado 2800 solicitudes de documentos y la audiencia de 500 testigos, por un costo estimado de más de 25 millones de dólares, casi todo el camino hasta el ocupante 45 de la Oficina Oval. Hasta entonces, sospechaba que era un títere de Moscú. Aquí es limpiado del reproche, confirmado en su acusación de haber sido objeto de una «caza de brujas» y dotado de un arma electoral de destrucción masiva que no dejará de usar contra la oposición demócrata «Honestamente, es una pena que el presidente haya tenido que soportar esto», dijo Trump el domingo antes de despegar de su casa en Mar-a-Lago, Florida.

Investigación larga y metódica

La primera exención emana del propio Mueller. Después de una investigación larga y metódica, este defensor de la ley sin compromisos «no ha establecido que los miembros de la campaña de Trump conspiraron o coordinaron con el gobierno ruso en sus actividades para interferir» en la campaña de 2016. Estas interferencias fueron dobles: desinformación en las redes sociales, a través de una agencia privada vinculada al Presidente Putin, y piratería de servidores demócratas por parte de la inteligencia militar rusa. En ambos casos, el fiscal especial concluye que no hay una «conspiración» en el lado estadounidense, ni siquiera una «coordinación tácita o explícita» por parte del equipo de Trump, «a pesar de las múltiples ofertas» de Rusia.

La segunda parte del informe, publicado en parte por el ministro de Justicia William Barr el domingo, se refiere al cargo de obstrucción a la justicia, que fue el resultado de la destitución en mayo de 2017 del ex director del FBI James Comey porque se negó a «renunciar» a la investigación rusa, y desde entonces ha sido alimentado por las numerosas denuncias públicas de investigadores o testigos por parte del presidente y sus familiares. Ahí, Robert Mueller es más circunspecto: «deja sin respuesta lo que ve como cuestiones difíciles de la ley», dice William Barr. Su informe «no concluye que el presidente haya cometido un delito, pero tampoco lo exonera». La responsabilidad de decidir, por lo tanto, recae en el propio Ministro de Justicia, quien no se toma el tiempo para reflexionar sobre la «insuficiencia de pruebas».

Esta doble exención libera a Trump de la amenaza de una demanda por juicio político, lo que habría implicado un consenso bipartidista sobre un paquete de cargos sólidos. Pero los demócratas no se han desarmado hasta el momento, diciendo que «el informe plantea tantas preguntas como no proporciona respuestas». Seis comités parlamentarios están investigando al presidente, su campaña de 2016, su comité de nominación, su grupo de bienes raíces o su fundación caritativa. Este acoso político no se detendrá. Los funcionarios electos solicitan el texto completo del informe, así como los documentos en los que se basa, y no excluyen a Robert Mueller de testificar. «El público tiene derecho a saber», dice Nancy Pelosi, Presidenta de la Cámara de Representantes.

Los representantes de ambos partidos votaron por unanimidad en marzo (420 votos a cero) a favor de la difusión del informe de investigación. William Barr promete revelar todo lo que la ley permita, después de revisar la información protegida. El propio Trump ha defendido la transparencia, lo que prolongaría su victoria judicial en el terreno político. Porque sus preocupaciones con la justicia no han terminado. El fiscal especial ha levantado muchas liebres ahora procesadas los procesos federales iniciados en el camino del fraude fiscal, violaciones de la ley electoral, fraude bancario, lavado de dinero, estafas de seguros…

Donald Trump ya había convencido al 50% de los estadounidenses de que fue víctima de una «asamblea destinada la masacre». Con la garantía, incluso un poco matizada, el fiscal Mueller, será capaz de martillar el argumento hasta el 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.