Los veintisiete acuerdan una prórroga del Brexit hasta el 22 de mayo si el parlamento británico aprueba el acuerdo alcanzado con May

La UE acuerda una prorroga del Brexit hasta el 22 de mayo

Se ha llegado a un acuerdo en Bruselas para ofrecer al Reino Unido retrasar el Brexit hasta el 22 de mayo, en caso de que el acuerdo de salida sea aprobado en Westminster, o hasta el 12 de abril si es rechazado. Nigel Farage, Boris Johnson y Jacob Rees-Mogg pueden guardar sus espumosos vinos ingleses, banderines y banderas de Union Jack y se cancela el Día de la Independencia. Al menos de momento. El 29 de marzo, el Reino Unido seguirá siendo miembro de la Unión Europea. El 12 de abril, sin embargo, es menos seguro, así que mantén las botellas frías.

En el Consejo Europeo de primavera, que finaliza el viernes en Bruselas, las discusiones habrán sido largas, mientras que varias fechas circularán en todas direcciones durante la extensión de la extensión que se otorgaría en Londres. Hasta poco antes de la medianoche del jueves por la noche, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, acompañado por el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, confirmó que se había llegado a un acuerdo.

Los británicos obtienen un último aplazamiento y dos fechas muy específicas. El acuerdo, alcanzado unánimemente por los Veintisiete, establece que si el Parlamento británico aprueba, en una tercera votación la próxima semana, el acuerdo de retiro de la UE, el Reino Unido dejará el UE de forma ordenada el 22 de mayo. Esta fecha corresponde a la víspera de las elecciones europeas, que se celebrarán entre el 23 y el 26 de mayo y en las que, en este escenario, los británicos no participarán.

Pero si los eurodiputados rechazan este acuerdo, que, por el momento, parece muy probable, en este caso, la fecha límite será más corta y se apoyará en la fecha del 12 de abril. Este día es el último límite en el que los británicos podrían iniciar la organización de las elecciones europeas. En caso de rechazo del acuerdo, Londres tendría hasta el 12 de abril para regresar a Bruselas, proponer «una forma alternativa» e indicar si tiene la intención de celebrar elecciones europeas. Y aquí es donde entramos en una nueva fase de enfoque suave, con una serie de posibilidades de las cuales ninguna hasta ahora parece más probable que la otra.

«Todas las opciones permanecen en la mesa», dijo Donald Tusk. «El gobierno británico siempre tendrá la posibilidad de elegir entre un acuerdo, un desacuerdo, una extensión prolongada o una revocación del artículo 50» , agregó. Pero si los británicos se negaran a celebrar elecciones europeas, «la posibilidad de una prolongación prolongada se volvería automáticamente imposible».

La opción que el presidente del Consejo Europeo no ha mencionado es la de la renuncia de Theresa May, ya sea propia o forzada por un voto de no confianza en el Parlamento. Y luego, la posibilidad de que se solicite una extensión prolongada para organizar elecciones anticipadas o, por ejemplo, para proponer un nuevo referéndum.

Si la fórmula encontrada por Bruselas parece un poco complicada, también representa una forma muy sutil de reiniciar la pelota por completo en el campo de los británicos. La amenaza de una salida sin acuerdo todavía está presente, pero la UE no puede ser acusada de dar el último paso en la parte posterior del Reino Unido para empujarlo al precipicio de la no-oferta.

Al ser flexible en las fechas, pero firme con las condiciones, Bruselas deja a Londres toda la responsabilidad de la elección de su futuro. Incluso si los Veintisiete han pasado varias horas discutiendo precisamente el futuro del Reino Unido, sin su presencia en la sala para discutir. Un anticipo de lo que las relaciones futuras podrían convertirse después de Brexit, si alguna vez se materializa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.