Brexit: ¿Qué pasará realmente a partir de ahora?

Londres y Bruselas llegan a un principio de acuerdo para el Brexit

Más de tres años y medio después del referéndum del Brexit, 1.317 días para ser precisos, el Reino Unido abandona oficialmente la Unión Europea este viernes 31 de enero. Un momento histórico, pero que no causará grandes trastornos.

A partir del 1 de febrero comenzará un período de transición, una disposición en el acuerdo de divorcio, durante el cual las relaciones entre Londres y la UE permanecerán sin cambios. El Reino Unido seguirá siendo miembro de la unión aduanera europea y del mercado único y, por lo tanto, seguirá cumpliendo las normas de la UE. Esta fase de transición debería permitir a las dos partes negociar el marco de su relación futura, en términos de seguridad, pero sobre todo comercial.

La gran parte de esta fase 2 de las conversaciones, que comenzará el próximo 3 de marzo según The Guardian, será la búsqueda de un acuerdo de libre comercio entre Londres y Bruselas. A Boris Johnson le gustaría uno del tipo concluido en 2016 entre la UE y Canadá, el CETA, es decir sin alineación con las normas europeas, con “derecho de aduana cero” y “contingente cero”, pero Bruselas no quiere que el Reino Unido se aproveche indebidamente de ello.

Según los términos del acuerdo Brexit, este período de transición durará hasta el 31 de diciembre de 2020, con la posibilidad de que pueda extenderse hasta dos años más. Lo que Boris Johnson rechaza en bloque, a pesar de las preocupaciones europeas sobre el calendario extremadamente apretado para las próximas negociaciones.

Dado el tiempo requerido para ratificar un acuerdo, Londres y Bruselas deberían tener, en el mejor de los casos, solo ocho meses, de marzo a octubre, para llegar a un acuerdo sobre su futura relación. “Es una misión imposible”, dice un diplomático europeo a la AFP, especialmente dada la multiplicidad de temas que deben ser abordados por ambas partes en este corto período de tiempo (comercio de bienes, pesca, seguridad interna y externa, etc.) y los siete años que tardó en firmar el CETA.

El 1 de febrero, los británicos y los europeos se despertarán como si nada hubiera pasado el día anterior. El único cambio importante a tener en cuenta se refiere a las instituciones europeas. Una vez que se implemente Brexit, los británicos tendrán que abandonar este último. Y en particular el Parlamento Europeo, donde se sientan 73 eurodiputados británicos. Un Brexit que significará notablemente el final de la carrera política europea de Nigel Farage, figura decorativa de los partidarios del Brexit en todo el Canal y residente del Parlamento Europeo desde 1999.

Después del divorcio, el hemiciclo de Estrasburgo tendrá solo 705 elegidos (contra 751 actualmente), ya que solo 27 de los 73 escaños vacantes por la salida de los británicos serán redistribuidos, los otros 46 se mantendrán en reserva para posibles futuros estados miembros de la UE Estos 27 nuevos eurodiputados, incluidos cinco franceses , habían sido elegidos durante las últimas elecciones europeas, en mayo pasado, pero no estaban sentados, esperando la entrada en vigor del Brexit, que les había valido el apodo de “congelados” o “elegidos”.

Londres tampoco tendrá derecho a presentar un candidato británico para un puesto de Comisionado Europeo, un poder reservado solo para los estados miembros de la UE. Estamos lejos de ser una revolución, ya que el Reino Unido ya no tenía un representante británico en el ejecutivo europeo desde el 1 de diciembre, ya que Boris Johnson se negó a proponer uno en la nueva Comisión de Ursula von der Leyen . Por otro lado, un cambio visible real será la ausencia de ahora en adelante del Primer Ministro británico en las cumbres europeas, donde ya no será invitado, como los miembros del gobierno en las reuniones ministeriales de la UE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.