Leonardo Torres Quevedo y sus increíbles inventos

leonardo-torres-quevedo

Este célebre cántabro realizó grandes aportes a la ingeniería en España y el mundo. No en vano, el máximo galardón español a la ingeniería lleva su nombre. Desafortunadamente, muchas personas desconocen el alcance de su legado.

Su nacimiento tuvo lugar el 28 de diciembre de 1852 en la localidad de Santa Cruz de Iguña. Siendo muy joven decidió seguir la tradición familiar, estudiando en la Escuela Oficial del Cuerpo de Ingenieros de Caminos e ingresando posteriormente a la empresa de ferrocarriles.

Sin embargo, poco tiempo después dejó de lado su empleo para emprender un viaje alrededor de Europa . Esto a fin de conocer los avances en materia de ciencia y tecnología en los países europeos. Una vez finalizado su recorrido por el continente, se instaló en la ciudad de Santander para dedicar su trabajo al estudio, la investigación y la invención.

Inventos que cambiaron el mundo

Indudablemente, la curiosidad y sed de conocimiento de Torres Quevedo, fueron el gran motor que lo llevó a ser un pionero en diferentes campos científicos. Así, su creatividad y persistencia le permitieron desarrollar una larga lista de inventos.

Sin embargo, en su amplia trayectoria existen dos invenciones cuya relevancia ha trascendido las barreras del tiempo hasta llegar al presente.

El origen de los mandos a distancia

Se trata del Telekino, un invento por completo adelantado a su época. Además, fue reconocido por instituciones nacionales e internacionales como una invención icónica que ha marcado un hito en el mundo.

Telekino de Leonardo Torres Quevedo
Telekino de Leonardo Torres Quevedo – Imagen de Wikipedia.

La inspiración para tal artilugio, surgió al intentar controlar a distancia un globo aerostático. Esto a fin de realizar algunas pruebas, pues no siempre era sencillo encontrar pilotos de prueba voluntarios.

Así, el inventor español creó un sistema electromecánico para llevar a cabo órdenes codificadas. Estas órdenes eran transmitidas al receptor por medio de una onda de radio y codificación digital.

La presentación del invento, incluyendo una demostración funcional, tuvo lugar en la Academia de Ciencias de París durante el año 1903. Posteriormente, el artilugio fue patentado en España, Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos.

El Ajedrecista autómata

Se trata de una primitiva máquina autómata desarrollada por Torres Quevedo entre los años 1910 y 1912. Este es considerado por muchos como un ancestro lejano del emblemático Deep Blue de IBM.

Este ajedrecista se componía de un sistema analógico que desarrollaba una versión simplificada del juego con sólo el Rey y la Reina. Así, con sólo dos piezas el juego era capaz de conseguir la victoria en tan sólo 63 movimientos.

Esto era posible gracias a un complejo algoritmo desarrollado por Leonardo Torres. Además, el tablero disponía de sensores capaces de detectar la posición de la pieza. Cada celda se encontraba conectada a cables para lograr determinar sobre qué casillas se encontraban las piezas.

A partir de esta información, el algoritmo determinaba movimientos a fin de conseguir poner en jaque al rey contrario. Como si esto no fuera lo suficientemente asombroso para la época, cuando la máquina lograba vencer a su oponente, se activaba un fonógrafo. Así, tras cada victoria seguía la reproducción de la frase “jaque mate”.

El Spanish Aerocar

En el año de 1913 el inventor español creó uno de sus primeros trabajos: el Spanish Aerocar. Un transbordador ubicado en Canadá que recorre un trayecto de más 550 metros. Para su funcionamiento, emplea plataformas colgadas por cables que permiten cruzar las Cataratas del Niágara. Hasta la fecha este transbordador continua activo.

Spanish Aerocar. Transbordador ubicado en Canada
Spanish Aerocar. Transbordador ubicado en Canadá.

Si bien este no fue el invento más célebre, o el más destacado fue el primero en funcionar efectivamente . Además, su utilidad tangible desde el primer momento de su instalación le dieron fama y reconocimiento al inventor.

Otros increíbles inventos de Leonardo Torres Quevedo

Otros inventos que contribuyeron a la fama del inventor fueron el aritmómetro electromecánico, las máquinas analógicas de cálculo, los dirigibles y el puntero proyectable. Todos estos han llevado a creaciones prácticas usadas diariamente por gran parte de la humanidad.

Por esta razón, distintos espacios e instituciones desarrollan campaña a fin de fomentar el conocimiento de la colectividad en relación a este personaje. Además, estos esfuerzos apuntan a reivindicar el lugar en la historia de uno de los inventores más prolíficos de España y el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.