Hernán Cortés, el conquistador del Imperio Azteca

Retrato de Hernan Cortes

Hernán Cortés nació en el año 1485 en Medellín, una ciudad en la región de la antigua Corona de Castilla, y se convirtió en uno de los primeros grandes conquistadores españoles al liderar la expedición y la posterior conquista de México a principios del siglo XVI, acabando con el Imperio Azteca y anexionado este territorio a la Corona de Castilla, el cual acabó denominándose Nueva España.

La conquista del Nuevo Mundo

Desde que Colón descubriese el paradero de América en 1492, este continente se convirtió inmediatamente en el nuevo mundo que había que conquistar, unas tierras que eran una gran fuente de riquezas y esto lo sabía Hernán Cortés, embarcandose a la gran aventura de su vida. Llegó al nuevo continente en el año 1504 y, desde entonces, participó en la conquista de múltiples territorios como Cuba junto a otros grandes conquistadores como Diego de Velázquez.

Posteriormente, Hernán Cortés fundó las ciudades de Santa María de la Victoria y la Villa Rica de la Vera Cruz, esta última se convirtió en la primera población española en Nueva España y en una de las primeras de todo el continente. Fue en este ciudad donde Cortés se proclamó Capitán General y desde la cual marchó a la conquista del corazón de México con sus tropas y con los indígenas aliados como los tlaxcaltecas, ya que, para conquistar el gran Imperio Azteca, Cortés necesitaba llegar hasta el corazón del imperio, que era Tenochtitlán, donde se encontraría con el emperador Moctezuma.

Representación del encuentro de Hernan Cortes con Moctezuma
Representación del encuentro de Hernán Cortés con Moctezuma.

El fin del Imperio Azteca

En su camino a la conquista del Imperio, Hernán Cortés elaboró una estrategia mediante la cual fue anexionando a sus tropas a todos aquellos indígenas de las tribus enemistadas con los aztecas, aprovechando sus conflictos internos y, finalmente, consiguiendo un gran poder para a atacar gracias a sus tropas españolas y a los indígenas aliados de Cortés.

De esta manera, acabó contando en sus filas con 400 españoles, 1300 guerreros indígenas y con 15 caballos y armas de fuego. Pero todo este poder militar no hubiera sido efectivo si antes no se hubiera propagado una de las enfermedades más mortales para la población indígena, la viruela.

Por eso, en 1519, en la tarea de la conquista del Imperio Azteca, jugó un papel importante la epidemia de la viruela que traían los propios conquistadores sin saberlo, la cual contagiaron a la población nativa , provocando una gran masacre que acabó con el 90 % de la población de la región y facilitó en gran medida la conquista del Imperio. En ese mismo año se inició la conquista de México, entrando las tropas españolas en la capital el día 8 de noviembre.

Después de haber conquistado México, Hernán Cortés viajó de vuelta a España en 1529, donde obtuvo el título de Marqués de Valle de Oaxaca. Más tarde regresó a México para continuar con la conquista del territorio y mandó expediciones a Tehuantepec, Baja California y Sinaloa. Finalmente, volvió a España en 1540, donde falleció el 2 de diciembre de 1547 en Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.