Cercados de seguridad a bajo coste

Seguridad a bajo coste

En cuanto a medidas de seguridad, una que no requiere de una gran inversión o de una instalación especial es la del alambre de espino. Es económica y puede llegar a evitar cualquier acceso de intrusos así como mantener resguardados los bienes, particularmente de tierras o fincas.

También se utiliza para proteger la zona o instalaciones privadas de animales y evitar que huyan de las fincas. Es una solución muy eficaz en cuanto a seguridad se refiere, aunque debe tenerse en cuenta la normativa para su correcta colocación.

Tipos de alambre de espino

Alambre de espino

Existe una gran variedad en el mercado de tipos de alambre de espino los cuales pueden clasificarse en dos grupos:

Plastificado verde

Indicado para el vallado de jardines y viviendas, es un tipo de alambre de espino que tiene una protección exterior plástica de color verde y lo protege de la oxidación y de los agentes externos. Es del color de las plantas que posteriormente decorarán el alambre, de modo que  combinan perfectamente, con lo que se evita la falta de estética que suelen presentar los alambres grises, o peor: oxidados.

Galvanizado

Estos suelen ser los más vendidos por su precio, ya que el proceso y los materiales de fabricación son económicos y pueden conseguirse alambres a precios muy accesibles.

Por ser galvanizados los procesos de oxidación tardan en ocurrir, lo que favorece para tener una alta resistencia al paso del tiempo.

Otras clasificaciones

Aparte de estos dos grupos, también pueden clasificarse los alambres de espino según otras características:

  • Separación entre las púas: este alambre puede tener diferentes distancias entre las púas, y es que mientras más juntas se encuentran más protección ofrecen, pero el precio también se incrementa.
  • Número de púas: se consiguen de 3, 4 o 5, lo que hace que se diferencien los alambres.
  • Grosor: los hay de diferente grosor, mientras más grueso mayor es su durabilidad, resistencia y calidad.

¿Hay alguna normativa a seguir para la instalación del alambre?

Por lo general  pueden colocarse alambres de púas en vallas metálicas que estén sujetas a postes con inclinaciones hacia el interior del terreno a delimitar. Estas se colocan solamente en la parte alta de las vallas, ya que están prohibidas las vallas totalmente de espinos, porque podrían rozarse o herirse los transeúntes.

Hay localidades en donde la colocación de púas está prohibida, a menos que el ayuntamiento o comunidad autorice su instalación. Por ejemplo hay lugares donde solo pueden utilizarse si se demuestra que existe ganadería que pueda acceder a esos espacios.

Lo más conveniente y recomendable es acudir al ayuntamiento y conocer la normativa local para verificar si puede o no colocarse alambre de espino; en caso de ser afirmativo, debe verificarse cómo será la instalación correcta para evitar multas.

En los sitios en donde existen estas multas por colocar este alambre sin el debido  permiso, suelen ser un poco elevadas, y a esto se le suma otra cantidad si ocurre algún accidente de persona o animal debido a esta falta. Así que para no pasar malos ratos o alterar el presupuesto, lo mejor es consultar la normativa y tramitar el correspondiente permiso si es necesario.

Ventajas de instalar alambres de espino

Uno de los beneficios más importantes es que al ser instalado no produce ningún impacto medioambiental. Aparte de que se puede reciclar y desmontar con facilidad guardando las normas de seguridad correspondientes. Lo recomendable es acudir a una empresa dedicada a vallas, que también pueda aconsejar en cuanto a grosor, color o material.

Una ventaja indiscutible es que refuerza la seguridad las 24 horas del día al delimitar el perímetro para protegerlo ante una posible intrusión. Este material tiene un gran efecto psicológico sobre quien piense en traspasarlo, ya que la mayoría de las veces ni siquiera lo intentan. En caso de un animal, al pincharse una vez evitará acercarse nuevamente a la valla.

El material con que se elabora es otra de sus ventajas, ya que el alambre galvanizado tiene una vida útil más larga al compararlo con otros materiales. De igual manera tiene una alta durabilidad, lo que hace que tenga una mejor relación de precio con respecto a, por ejemplo, un sistema de cercado eléctrico o un vallado de madera.

Asimismo, tienen un período de garantía por parte de la empresa que preste el servicio, el cual se encarga de reparar o sustituir sin ningún cargo al cliente cualquier defecto del producto o fallo de fabricación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.