No todo es internet, la publicidad tradicional sigue siendo una herramienta de venta eficaz

Publicidad tradicional

Con las nuevas tecnologías la publicidad ha cambiando los hábitos y formas de consumo de manera drástica. Sin embargo, los medios tradicionales siguen ofreciendo ventajas muy significativas para las empresas.

Se trata de evaluar necesidades. Tanto los medios tradicionales como los medios online presentan ventajas y desventajas. Una correcta valoración de las necesidades de las empresa es clave para saber qué medios les pueden aportar mejores beneficios. Siempre es importante apoyarse en profesionales, gente capacitada que conozca bien el comportamiento de consumo del mercado.

Hay muchas agencias que abarcan ambos medios y ofrecen soluciones especificas para cada cliente. La agencia de publicidad Sevilla Aviva Publicidad, por ejemplo, es una agencia de publicidad en Sevilla donde se realizan todo tipo de servicios para que las empresas y sus proyectos crezcan. Es muy valioso tener la posibilidad de contar con opciones que puedan ser integrales.

Hay que entender que la publicidad online ha modificado por completo la interacción con el público o clientes potenciales. Las formas de consumo y compra han variado por lo que la publicidad también ha tenido que cambiar. El tipo de comunicación con el cliente se ha vuelto muy especializado, bidireccional y el mercado se ha podido segmentar mucho más, lo que resulta en beneficios claros para las estrategias de venta.

A pesar de esto, los medios tradicionales siguen teniendo una influencia enorme en las ventas y posicionamiento de una marca. Las grandes compañías tienen esta consciencia y por eso siguen haciendo uso de ellos.

Por medios tradicionales se comprende a los medios de publicidad masiva no digitales, como la televisión, la radio y los medios impresos, que se caracterizan por ser unidireccionales.

La publicidad digital es aquella que se genera y visualiza mediante internet, a través de ordenadores, teléfonos móviles y otros dispositivos digitales. Se especializa y trabaja con todo lo que sucede en la Web. Por ejemplo, con la publicidad en redes sociales, blogging, e-mail marketing, e-comerce, etc. En este tipo de publicidad la relación con los usuarios es interactiva.

Como se mencionó antes, cada una ofrece posibilidades distintas para llegar a la audiencia y por lo tanto beneficios diversos. Hay que pensar la estrategia correcta para cada medio o, la posibilidad de generar una en la que se utilicen los dos tipos de publicidad.

Principales ventajas entre medios tradicionales frente a medios digitales

Las principales ventajas que ofrecen los medios tradicionales tienen que ver sobre todo con el alcance y credibilidad que han ejercido a lo largo del tiempo en los consumidores, características que a la fecha se mantienen.

Medios tradicionales frente a medios digitales

Pensemos que la televisión y la radio llegan a un público muy amplio. Además, dada la cantidad de veces que se repiten los anuncios, se incrementa la posibilidad de que la audiencia retenga la marca. Por otro lado, su influencia sigue siendo muy fuerte en la recepción de las personas. Esto se debe al tipo de contenidos que ofrecen.

En cuanto a los medios impresos, como los periódicos y revistas, se tiene la ventaja de llegar a un publico más especializado. Las personas suelen tener líneas de compra más definidas con este tipo de publicaciones.

En el caso de otros medios impresos, como los espectaculares, también se llega a una cantidad muy significativa de personas. Debido a su localización en el espacio público, tienden a llamar la atención de las personas con facilidad.

Sin embargo, las desventajas de estos medios son en gran medida el costo de su producción, que suele ser bastante elevado y que no son tan segmentables como los medios digitales. Además, poder medir la cantidad de compradores que accedieron al producto por la publicidad es mucho más difícil.

Los medios digitales, por el contrario, ofrecen la posibilidad de llegar a públicos muy específicos, ya que su capacidad de segmentación es muy alta y precisa. La inversión que se requiere es mucho menor y se puede medir su eficacia a través de los clicks de quienes acceden al anuncio. También se puede hacer un rastreo certero sobre qué consumidores llegaron al producto de forma efectiva a través del anuncio.

Por otro lado son medios escalables. Se puede comenzar con un bajo presupuesto e ir subiendo a medida que se vaya observando si el retorno de inversión ha compensado o incrementado. Además, si se es una PYMEX, se puede entrar en competencia con empresas grandes. Ésta posibilidad es mucho más dificil en los medios tradicionales, debido a que las grandes marcas cuentan con presupuestos muy amplios para sus campañas.

Es importante tener en cuenta otros factores. Todavía hay una gran cantidad de usuarios que no hacen tanto uso de los medios digitales, pensemos en las personas mayores, por ejemplo. Es necesario saber muy bien con qué medio se  podrá llegar al público que le interesa a la marca. En algunos casos, la publicidad digital quizá no podría acercarse al alcance deseado.

También hay que contemplar que el medio digital evoluciona con mucha rapidez. La publicidad que se gestaba online hace nueve o diez años y que tenía alcances importantes, es muy distinta a la que se hace hoy. Un ejemplo claro es el cambio del uso frecuente de los banners hacía otros recursos posteriores, como las redes sociales y los blogs.

También pensemos que la competencia se ha vuelto muy elevada. Cada vez se necesitan mejores análisis de métricas y renovación de estrategias para lograr posicionarse de forma eficaz. Esto implica una necesidad constante de actualización, aprendizaje y adaptación al cambio.

Por último, las personas siguen consumiendo la programación de los medios tradicionales. En este sentido, aprovechar los ratings de audiencia de programas de radio y televisión, así como el consumo de medios impresos o su impacto directo, puede ser una enorme ventaja para la publicidad de la empresa.

Lo ideal, una estrategia conjunta

Si una empresa realmente tiene el interés de hacerse líder de marca, posicionarse de forma contundente en el mercado y ser una referencia para sus consumidores, debe contemplar la posibilidad de que sus estrategias sean pensadas para distintos medios.

Por supuesto que se tendrá que considerar el presupuesto y los objetivos. Las preguntas básicas que hay que plantearse están siempre centradas en el target, es decir, el público que se quiere alcanzar. Qué localización tiene, qué contenidos tiende a consumir y qué intereses se vinculan a sus hábitos de consumo, son algunos factores clave que deben contemplarse antes de elegir el medio.

De existir la capacidad de aprovechar varios medios de difusión, es muy posible que sus resultados sean exitosos. Hay que tener en cuenta que entre más promocionado este un producto o servicio, tendrá mayores posibilidades de ser reconocido y recordado. Por lo tanto, también es posible que sea elegido como la primera opción de compra.

Esto no es así para todas las empresas. Hay sectores cuyos posibles compradores  están muy definidos, ya sea por el tipo de producto que se quiere vender o por la línea de necesidades o gustos de ciertos nichos.  Esto provoca que la búsqueda de productos sea más cerrada.

En resumen, no es que los medios digitales hayan dejado atrás a los tradicionales, aunque su auge vaya en constante aumento. El marketing no tiene como finalidad usar un medio u otro como tal, si no, los objetivos comunes de darse a conocer como marca, poder llegar al público deseado  y lograr vender.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.