¿Qué sucede si dejo de pagar mi hipoteca?

Ejecución hipotecaria

Dejar de pagar un préstamo hipotecario o de cualquier tipo, acarrea una serie de problemas importantes para el deudor. No solo se trata de ser incluido en las listas de morosos y centrales de riesgo españolas, limitando su acceso a futuros financiamientos, sino que, además, tocará enfrentarse a tasas de interés moratorias bastante elevadas y, potencialmente, a la pérdida de la propiedad.

La ejecución hipotecaria será la forma en que el banco o la entidad financiera intentarán resarcirse de las pérdidas que el impago ha causado. Esto se encuentra estipulado en el contrato de financiamiento y las cláusulas de la hipoteca. El deber de todos los deudores es realizar los pagos dentro del tiempo establecido para ello, de forma que pueda evitar cualquier acción legal en su contra.

Cuando la economía general del país y la economía familiar se ven perjudicadas de algún modo, el pago de la hipoteca suele ser uno de los mayores dolores de cabeza para las familias, quienes en poco tiempo se ven imposibilitadas de cubrir los gastos. En la época de la recesión, España se enfrentó a más de 800.000 hipotecas en riesgo de mora tras la crisis económica del año 2008.

No puedo pagar mi hipoteca: ¿Qué solución existe?

Si la situación económica familiar se ve perjudicada de alguna forma y se hace imposible cumplir con las obligaciones financieras, lo mejor que se puede hacer es acercarse al banco y comunicar el problema mucho antes de acumular retrasos con los pagos. De esta forma es posible que la entidad financiera pueda extender plazos y cobrar con retraso en lugar de generar gastos por procedimientos judiciales.

Pagar la hipoteca

En este sentido, es importante que el usuario conozca con claridad cuáles son los derechos establecidos en la ley hipotecaria. Además, es necesario que contacte con un abogado para ejecución hipotecaria, que entienda los mecanismos legales y pueda extender los plazos negociando con la entidad financiera, para conseguir un tiempo adicional para saldar la deuda.

Negociación con los bancos

Conociendo la nueva Ley Hipotecaria publicada, vigente desde 2019, es totalmente posible renegociar las deudas con el banco, evitando caer en situación de impago. En posible aprovechar algunos mecanismos, por ejemplo:

  • Carencia de hipoteca. Esto implica solicitar al banco que nos permita no pagar las cuotas y solo cubrir lo correspondiente a intereses por un tiempo determinado.
  • Alargar el plazo de pago. Al extender el plazo de amortización, las cuotas mensuales disminuirán su valor.
  • Reunificar deudas. Así es posible agrupar todas las deudas en una tarifa única, si lo que ocurre es que por otros compromisos financieros no podemos pagar las cuotas de la hipoteca.

Existen algunas otras alternativas que se pueden abordar antes de que el banco decida ejecutar la hipoteca y se termine perdiendo la propiedad y agravando aún más la situación familiar. La asesoría de un profesional es importante en cualquiera de los casos, ya que los abogados especializados en gestiones hipotecarias manejan a la perfección todos estos temas y ofrecerán la solución más adecuada para cada caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.