Lavavajillas: Dónde encontrar los mejores repuestos y recambios

Lavavajillas

Hoy en día es posible conseguir de forma online todos los accesorios de reparación para las averías del lavavajillas. Aquí hemos reunido algunos consejos y recomendaciones para solucionar los problemas más habituales de este electrodoméstico tan imprescindible en cualquier cocina.

Dicen que no conocemos el verdadero valor de las cosas hasta que se rompen. Y el lavavajillas es un claro ejemplo de ello. Sobre todo en familias numerosas o locales de gastronomía, este electrodoméstico es la forma más eficiente de ahorrar tiempo y dinero, además de adecuarse a las diferentes necesidades con programas de lavado específicos.

En algunos casos será solo colocar un recambio, en otros requeriremos ayuda profesional. Pero siempre hará falta un sitio confiable donde conseguir repuestos y recambios.

Dónde conseguir repuestos y accesorios de calidad

Afortunadamente, es posible conseguir todos los recambios de lavavajillas en Electrotodo: desde bombas e interruptores de puerta hasta ruedas, soportes y cestillos de cubiertos, pasando por juntas de puerta, dosificadores de detergente, válvulas de entrada y filtros, por solo mencionar algunas de las miles piezas tanto eléctricas como mecánicas disponibles en la tienda online.

Los responsables de Electrotodo tienen más de 35 años de experiencia como servicio técnico oficial de reparación de las mejores marcas de electrodomésticos. Su atención al cliente está a cargo de técnicos especializados que podrán asesorarlo antes de adquirir un producto.

Problemas más habituales y su solución

Hay muchas averías que son simples y pueden resolverse con facilidad. Casi siempre se soluciona el problema con el recambio adecuado.

  • La pastilla no se disuelve completamente. Este problema puede ser causado por un fallo en la resistencia o el interruptor de nivel, o bien por falta de agua. Puede intentar cambiar la marca de la pastilla y poner programas más intensos, pero si la situación se repite con frecuencia, deberá contactar con un profesional técnico.
  • No desagua. Las posibles causas son un atasco en las tuberías o en la manguera, una obstrucción en la bomba de desagüe o un fallo en el módulo electrónico. En cualquier caso, deberá revisarlo un especialista y probablemente reemplazar la bomba.
  • No coge agua. Lo más común es que se haya roto la válvula de entrada. Reemplazándola, se solucionará el inconveniente.
  • La cristalería tiene manchas blancas. Probablemente se deba al uso de agua con un alto contenido de minerales, como la cal. Puede instalar un dispositivo antical para suavizar las aguas duras o bien utilizar un producto específico. Las marcas como Bosch, Siemens, Neff y Gaggenau recomiendan el uso periódico de un descalcificador específico para limpieza de lavavajillas, diseñado para la limpieza de tuberías y piezas interiores. Esto da un adecuado mantenimiento del interior del aparato y optimiza el rendimiento del lavavajillas, evitando futuras averías y dejando impecables los utensilios de cristal.
  • La vajilla queda sucia. Esto puede responder a muchos factores, como la correcta disposición de platos y vasos, el uso de una marca adecuada de productos, etc. Pero si el problema está en el aspersor, habrá que reemplazarlo, ya que es una pieza fundamental para el correcto funcionamiento de este electrodoméstico.

Algunos trucos para un buen mantenimiento

El lavavajillas es un electrodoméstico donde el desuso puede ser peor que un uso muy frecuente. Por ello, si lleva una temporada sin usarlo, procure accionar al menos un programa corto para mantenerlo en funcionamiento y evitar problemas.

Lavado eficientemente

En caso de una avería, utilice siempre recambios y accesorios originales para mantener en perfecto estado su lavavajillas.

Además, es muy importante limpiar de forma periódica el filtro y el brazo de aspersión, ya que los restos de comida suelen obstruirlos y dañar el lavavajillas.

Otra recomendación es utilizar el programa de lavado eficientemente, procurando que sea el más adecuado para el tipo de carga y el nivel de suciedad, la dureza del agua y la cal. Es decir, si solo lleva una carga de tazas y vasos con muy poca grasa, un programa a 35 grados será suficiente.

Finalmente, no hay que abusar de la cantidad de sal, sino recargarla únicamente cuando el lavavajillas tenga la señal encendida o bien con la frecuencia recomendada por el fabricante en el manual de instrucciones.

¿Reparar o comprar uno nuevo?

Estamos ante uno de los electrodomésticos donde casi siempre es más conveniente reparar que reemplazar por uno nuevo. Muchas veces un recambio prolonga hasta 10 años la vida útil de un lavavajillas.

Si su uso continúa siendo eficiente, repararlo será siempre más económico que comprar. Sobre todo, cuando el servicio técnico es oficial y fiable, muchas veces alcanza con reponer solo una pieza y los repuestos son más asequibles que en el caso de otros electrodomésticos.

Los recambios más demandados

Las piezas eléctricas susceptibles a sufrir daños con el paso del tiempo y afortunadamente, todas las marcas ofrecen recambios y repuestos muy económicos. En este marco, las electroválvulas, la resistencia y los motores alternativos, son algunas de las piezas más demandadas. A pesar de su complejidad, no suelen superar los 25 euros.

En cuanto a los repuestos de índole mecánica, pueden ser pequeñas piezas como tuercas, bisagras y tapones, hasta sustitutos más completos como el rociador aspersor, más conocido como “aspa”.De cualquier manera, por muy simple o compleja que resulte la reparación, siempre habrá un repuesto indicado para darle nueva vida al lavavajillas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.