¿Qué equipo básico de limpieza no puede faltar en tu hogar o en tu comercio?

Limpieza profesional

Contar con el equipo adecuado y los productos necesarios para realizar la limpieza en el hogar o en el lugar de trabajo es fundamental para ahorrar dinero y ganar tiempo para tareas más productivas.

En el caso de los comercios, las tareas de limpieza ayudan también a ofrecer una mejor imagen de cara al público y promueven un ambiente de trabajo más agradable consiguiendo con ello un incremento en la productividad de los empleados.

Limpieza profesional o asumir como propias las tareas de limpieza

En ambos escenarios, el ámbito doméstico o el laboral, la duda que se plantea muchas familias y empresas es la de acudir a empresas especializadas en el sector de la limpieza o asumir como propias esas tareas.

La primera opción, la de contratar empresas especializadas, aunque es más habitual en el ámbito laboral ya son muchas familias las que necesitan con mayor frecuencia la ayuda de estos profesionales, especialmente cuando hay que enfrentarse a sesiones profundas de limpieza.

Para todo tipo de trabajos de limpieza, ya sean domésticos o profesionales, grupos como Limpiezas LM2 resultan de gran utilidad. Esta empresa de limpieza referente en el sector actúa como agencia de limpieza profesional que ofrece servicios de limpieza de oficinas, de comunidades, limpieza industrial y de edificios públicos como hospitales, entre otros.

A su vez, esta empresa cuenta en su web con un interesante blog en el que publica de manera frecuente consejos y recomendaciones sobre aspectos relacionados con la limpieza, la higiene y el orden.

El equipo básico de limpieza

Tanto en el caso de la limpieza doméstica como para la limpieza profesional, existen algunos equipos y accesorios que son indispensables. Si hablamos de limpieza industrial, los agentes de limpieza se vuelven más peligrosos, porque se trata de sustancias y líquidos de carácter nocivo y tóxico para el organismo, por lo que es recomendable usarlos siempre con cautela y conociendo los riesgos que conllevan.

Recogedor, escoba y aspiradora

Estos tres utensilios tienen por objetivo retirar el polvo para dejar las superficies, el suelo y dejar las paredes lo más limpias posibles, antes de la utilización de otros productos con un efecto más potente.

Equipo de limpieza

El recogedor y la escoba son los útiles de limpieza para recoger el polvo a la usanza tradicional, y aún teniendo aspirador o robot de limpieza, son muy necesarios. La aspiradora o los robots con esa función son muy prácticos porque además de quitar el polvo, absorben restos de comida de los tapizados y otras superficies y limpia moquetas y alfombras.

La fregona y el cubo

Tras quitar el polvo y barrer todas las superficies, llega el momento de enjabonar, limpiar con jabón, lejía u otro producto limpiador. Lo ideal es tener un cubo con agua jabonosa y otro con agua limpia para enjuagar el mocho, de este modo evitamos que el agua jabonosa se ensucie a medida que va fregando.

La fregona es el utensilio de limpieza ideal para limpiar y sacar brillo al suelo, aunque una vez que esté seco, pasar la mopa también es recomendable. En otras superficies que no sean el suelo, como encimeras o mobiliario, el papel de la fregona lo ejercen los paños, trapos y beyetas. Estos no deben desprender pelusa y absorber bien el agua, para conseguir un brillo más lucido de las superficies a tratar.

Por último, aparecen también los cepillos, que hay que tener al menos uno para la ropa, uno pequeños para las juntas de alicatados de baños y cocinas y otro para quitar las manchas rebeldes de los suelos.

Electrodomésticos de limpieza: la lavadora y la secadora

Y para terminar, aunque no se trata de dispositivos que guardan relación directa con la limpieza de la vivienda o el local comercial, destacamos la lavadora y la secadora, que tienen como finalidad mantener la ropa limpia y seca.

En muchos negocios y empresas, especialmente aquellas que cuentan con un mayor número de empleados, es habitual el uso de una lavadora y secadora profesional. En todos aquellos lugares de trabajo donde es común que los empleados ensucien mucho su ropa de trabajo, contar con estos electrodomésticos es una apuesta segura para garantizar la higiene y las correctas condiciones de trabajo.

Estos electrodomésticos también son habituales en negocios en los que por su actividad son imprescindibles, como peluquerías, spas, hospitales y centros sanitarios y por supuesto lavanderías, donde el propio negocio es el de ofrecer estos servicios a clientes externos.

Por supuesto, tampoco puede faltar la secadora en los hogares. Aunque la secadora es más habitual en zonas con climas fríos y lluviosos,  cada vez se impone más en muchos hogares, que consiguen con ella más comodidad a la hora de secar su ropa.

Con la lavadora y la secadora, así como con otros electrodomésticos como aspiradoras y robots de limpieza, lo más recomendable es apostar por modelos que garanticen un etiquetado energético alto, pues esto lleva consigo una reducción en el consumo de agua, energía y un ahorro en la factura eléctrica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.