La saturación de la sanidad obliga a movilizar a 50.000 sanitarios y contratar a miles de jubilados y estudiantes

Salvador Illa Coronavirus

En torno a 20.000 contagiados y cerca de 1.000 fallecidos son las cifras que ha dejado esta semana el coronavirus en nuestro país. Se espera que el pico máximo se alcance en los próximos días.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha informado de la ampliación del equipo humano sanitario en más de 50.000 profesionales, que ya están disponibles para su incorporación a los equipos de asistencia de las diferentes administraciones sanitarias.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha comparecido en rueda de prensa para informar de las iniciativas emprendidas por el Ministerio de Sanidad encaminadas a reforzar el sistema público de salud para combatir y tratar de contener cuanto antes el COVID-19.

Respecto a la ampliación en 50.000 profesionales del actual equipo humano sanitario, el ministro ha detallado que se trata de un colectivo integrado por 7.633 médicos residentes R4 y R5 (de último año de formación) de todas las especialidades que verán prorrogado su contrato para continuar desarrollando su labor en los servicios de salud.

A ellos se suman casi 11.000 profesionales médicos y de Enfermería que realizaron pruebas selectivas especializadas y que, habiendo superado la puntuación, no recibieron la adjudicación de una plaza.

Además, 14.000 médicos y enfermeros jubilados en los dos últimos años podrán incorporarse en función de las necesidades asistenciales. Las comunidades autónomas y servicios de salud tienen en sus bases de datos las personas que se encuentran en esta situación.

Por último, están disponibles para prestar tareas de apoyo sanitario un total de 10.200 estudiantes de Enfermería y 7.000 estudiantes de Medicina de último curso.

A estas medidas de fortalecimiento de materiales técnicos y de profesionales, “hemos de sumar el apoyo financiero que el Gobierno va a prestar a las comunidades autónomas para hacer frente a los gastos extraordinarios que genera esta situación excepcional”, ha añadido Illa.

Así, de la partida extraordinaria aprobada en el último Consejo de Ministros, “vamos a iniciar en las próximas horas -ha señalado el ministro- la distribución de una primera cantidad de 210 millones de euros que ayuden a los gobiernos autonómicos a contar con una respuesta rápida para las acciones más urgentes”. La asignación a cada territorio se hará en función del número de afectados y de la población.

También se han agilizado las gestiones para que, en los próximos días, comiencen a llegar los primeros contingentes de test rápidos y ampliar el número de controles a la población más vulnerable y a colectivos de personas que se encuentran en su domicilio con sintomatología leve.

Además, se están llevando a cabo tres ensayos clínicos para luchar contra el COVID 19: dos de ellos para enfermos graves y un tercero para pacientes en nivel precoz y como profilaxis. “Se trata aún de primeros pasos, pero tenemos esperanza en que puedan dar buenos resultados”, ha subrayado Salvador Illa.

Compra centralizada

Respecto al material Illa ha aclarado que “el Gobierno no ha realizado ninguna incautación de mascarillas ni otro material técnico sino que ha ido recibiendo información de las existencias, realizando adquisición mediante compras o donaciones y redistribuyendo entre los diferentes territorios”. Hasta ahora se han recogido, procedentes de compras y donaciones, más de millón y medio de mascarillas quirúrgicas, “cantidad que se verá incrementado de manera notable en los próximos días”, ha puntualizado.

La compra centralizada está diseñada para cumplir tres objetivos: reforzar los procesos de compra de las comunidades autónomas, la distribución para cubrir necesidades acuciantes de la población y los profesionales y organizar la capacidad de producción a nivel nacional e internacional.

Los profesionales, el valor esencial

El ministro ha destacado que la “buena imagen de nuestro sistema sanitario, considerado como uno de los mejores del mundo, tiene una fama más que justificada”. Y ha añadido que los profesionales “que desempeñan cada día sin escatimar horas ni esfuerzos, constituyen el valor más esencial del sistema de salud. Por ello, se han ganado nuestra confianza y nuestra gratitud, tal y como todo el país les transmite cada tarde desde los balcones”.

El ministro de Sanidad ha concluido su intervención destacando que “desde el Gobierno, estamos actuando con determinación en la misión de que la atención sanitaria llegue a todos los ciudadanos por igual vivan donde vivan”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.