Torra desoyó las advertencias sobre los riesgos de permitir a los violentos cercar el Parlament

Los Mossos aseguran el Parlament

El conseller d’Interior, Miquel Buch y el propio president, Quim Torra, hicieron caso omiso a las advertencias de la Cámara y de miembros del Govern del riesgo que suponía que los CDR finalizaran la manifestación en inmediaciones del propio Parlament de Cataluña. El conseller Buch, a pesar de los incidentes del sabado, dijo: “No pasará nada”. Pero la realidad es que numerosos radicales independentistas tuvieron que se desalojados tras las cargas policiales de los Mossos d´Esquadra en la entrada principal del Parlament.

El lunes alrededor de 180,000 personas participaron en una manifestación nocturna por las calles de Barcelona, estimaron las fuerzas policiales de la capital catalana. Tras acabar los diferentes actos institucionales, cientos de personas han intentado asaltar el Parlament de Catalunya enfrentándose a los Mossos d’Esquadra. Los separatistas realizaron manifestaciones masivas en Barcelona, ​​dirigidas a las redes de transporte en las tensas protestas que se celebraron para conmemorar el aniversario de un referéndum de independencia ilegal celebrado hace un año.

Desde las primeras horas del día, los Comités de Defensa Republicanos radicales (CDR) cortaron algunos de los centros nerviosos de la ciudad por un tiempo. En Girona, a 100 kilómetros al noreste de Barcelona, ​​cientos de miembros de los CDR, enmascarado, bloquearon las vías del tren, interrumpiendo temporalmente el flujo de tren de alta velocidad que une Figueras en Barcelona. Las autopistas A7 hacia Valencia y A2 hacia Madrid también han sido bloqueadas.

Activistas de CDR también quitaron la bandera española de la sede del gobierno catalán en Girona. “Ni olvido ni perdón”, “Votamos y ganamos” o “Torra renuncia” fueron parte de sus consignas. “Hace un año proclamamos la república … actúen”, dijeron en su cuenta de Twitter. Por la tarde, Entre otros incidentes, un grupo de más de cien separatistas ingresó a la oficina del gobierno central en Girona y reemplazó la bandera española con una pancarta a favor de la independencia.

Los separatistas deberían mantener su presión por una república catalana, dijo el president Quim Torra, hablando en Sant Julia de Ramis, una ciudad que fue testigo de las medidas policiales el año pasado para evitar que se votara en el referéndum.Carles Puigdemont, el ex presidente catalán dijo que la votación del año pasado fue el “inicio de una nueva era irreversible“. “No nos apartaremos de la única manera posible de vivir en una democracia completa: el logro de la república catalana”, dijo.

Después de la escalada de las tensiones, los sectores más moderados del independentismo catalán han hecho llamadas a la calma conscientes de que este tipo de actividades radicales perjudica la defensa del “procés” y de los políticos secesionistas en prisión preventiva. “Si van encapuchados no son del 1-O. Si usan la violencia no son del 1-O”, dijo el expresidente Carles Puigdemont poco después de los enfrentamientos de los radicales con los Mossos d´Esquadra a las puertas del Parlament..

Una marcha en apoyo a la policía española provocó disturbios en Barcelona el sábado debido a que la tensión aumentó antes del aniversario del lunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.