¿Qué son los NeoBanks digitales?

NeoBanks digitales

Las operaciones monetarias en línea se han diversificado a medida que avanza la tecnología y todo indica que seguirán ese mismo rumbo en el futuro. Las criptomonedas, las billeteras electrónicas, las plataformas de cambio y pasarelas de pago son solo algunas de las opciones que hay para mover el dinero online.

Entre las alternativas de surgimiento reciente están los NeoBancos, o “bancos netamente por internet”. Estos se caracterizan porque no tienen oficinas físicas donde depositar o retirar dinero en efectivo. Es decir, su existencia es completamente digital. Las operaciones se gestionan únicamente a través de aplicaciones para dispositivos móviles o sitios en línea. En adelante te explicamos todo lo que debes saber sobre estos bancos y su funcionamiento.

Las fintech y el surgimiento de los NeoBanks

Los NeoBanks aparecieron en la segunda mitad de la pasada década. Se originaron a partir de las llamadas empresas fintech (finance technology), término que describe la fusión entre finanzas y tecnología. En síntesis, son empresas privadas que prestan servicios financieros a través de internet.

Hace ya algunos años que las fintech están operando en el mercado. Se encargan de desarrollar y proveer productos y servicios (softwares, aplicaciones, plataformas web) en materia de seguridad financiera, gestión de activos digitales, mejoramiento de los sistemas de pago, etc. Con base en estudios de mercado y datos informáticos.

Uno de los desarrollos asociados a las fintech son lo que hoy conocemos como bancos virtuales o NeoBanks. Estos surgieron como respuesta a las necesidades de los clientes actuales, quienes cada vez están más abiertos a usar medios de pago alternativos para sus compras y operaciones monetarias. De ahí el rápido crecimiento de su popularidad en países como México, Brasil y Argentina, por citar ejemplos en la región latinoamericana.

Los NeoBanks adquieren sus propias licencias bancarias de acuerdo al país donde operan, por lo que funcionan de manera legal, transparente y segura. En la India, donde no se otorgan licencias a bancos totalmente digitales, han optado por asociarse a compañías financieras con sucursales tangibles.

Hay que hacer la salvedad de que muchos bancos presenciales hoy ofrecen la posibilidad de abrir cuentas online. Este tipo de productos también se ciñen a las características de los NeoBancos, pero son ofrecidos por entidades bancarias con sede física y tienen otros basamentos.

Impulso post pandemia

El 2020 fue un año clave para las fintech, así como para todos los sectores relacionados al comercio en línea. Ya que, por las restricciones de movilidad a causa de la pandemia de COVID-19, este tipo de actividades aumentaron significativamente en cuanto a demanda y los empresarios se vieron obligados a otorgar soluciones prácticas.

Durante este año “el 60% de las empresas en tecnología financiera lanzaron productos o servicios alternativos”, según el “Global Covid-19 Fintech Market Rapid Assessment Study” (Lemontech, 2021).

La perspectiva es que esta digitalización de las finanzas continúe afianzándose de manera exponencial en el futuro cercano. En 2021 estamos asistiendo a la consolidación de las criptomonedas y NFT como activos de gran valor, más que como una simple alternativa de pagos. Así también con divisas online y todo lo que signifique dinero digital. 

Para poder darle movimiento, las empresas de servicios financieros están ante el reto de seguir mejorando sus propuestas. De seguro veremos la aparición de más NeoBancos y la ampliación en las funciones de los existentes.

¿Qué se puede hacer y qué no con una cuenta en un NeoBank?

La principal característica de un NeoBanco es su existencia digital. Lo cual significa que no es posible depositar/ retirar dinero en efectivo a través de taquillas o cajeros automáticos, porque no existen agencias. No obstante, hay muchas operaciones financieras que los NeoBanks ofrecen de manera sencilla y sin papeleo. Las comisiones por transacción son muy bajas o inexistentes. Estas cualidades los sitúan como un fuerte competidor frente a los bancos tradicionales.

Los clientes de NeoBancos utilizan sus cuentas para movilizar dinero de manera electrónica. O simplemente para mantener sumas en línea en caso de necesitar cancelar deudas o resolver urgencias económicas con rapidez. Las transacciones más comunes que se pueden hacer con una cuenta en un banco digital son:

Transferencias

Ya sea entre usuarios del mismo banco digital o hacia otras cuentas. Una de las grandes ventajas es que suelen acreditarse de manera instantánea, directamente desde el teléfono móvil, tablet o computadora.

Pagos en línea

Hacer pagos inmediatos de facturas y servicios sin comisiones, es uno de los motivos de que los clientes elijan cuentas en bancos digitales. Evitan así acumular deudas y se facilita el proceso de comprar en línea. Pagar en un online casino o en tu e-commerce favorito es más sencillo si tienes una cuenta virtual.

Salvaguardar tu dinero

¿Quieres tener tu dinero digital resguardado y disponible en cualquier momento? Una cuenta de NeoBanco es la solución ideal. No requieren pagar tarifas o recargos por mantenimiento, a diferencia de otro tipo de cuentas en bancos convencionales. En cuanto a las desventajas que aún presentan si se comparan con empresas bancarias tradicionales, se señala la imposibilidad de obtener historial crediticio que sirva de base para créditos hipotecarios y otros beneficios. Quizá en adelante los NeoBanks expandan sus posibilidades y situaciones como esta queden solventadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.