España encabeza las previsiones de contracciones económicas

Previsiones de contracciones económicas

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), ha determinado que el PIB español sufrirá una caída drástica de entre 10,1% y 12,4%, como consecuencia de la paralización de muchas actividades económicas por el confinamiento necesario para frenar el avance de la pandemia vírica que aqueja el planeta.

Estas estimaciones han sido recibidas con mucha preocupación por la mayoría de las personas, puesto que indican que el ciudadano medio tendrá que enfrentarse a problemas de liquidez e insolvencia, algo que además el sector bancario ya tenía previsto mucho antes de la pandemia. España será protagonista de una de las contracciones económicas más grandes de la UE.

Para solventar los inconvenientes de liquidez, los ciudadanos residentes de España tienen la posibilidad de conseguir préstamos personales con ASNEF de forma sencilla y rápida por medio de internet. El procedimiento para la solicitud de préstamos personales es bastante simple y puede completarse desde casa, con respuesta inmediata y desembolso del dinero en minutos.

El impacto económico del coronavirus en España

Las previsiones relacionadas con la contracción económica en la nación no son las más esperanzadoras. Se estima que la deuda pública adquirida por la emergencia sanitaria será cercana al 117,6% del PIB, siempre que no se produzca un rebrote que obligue a confinar nuevamente a la población y detener nuevamente gran parte de las actividades económicas.

Impacto económico del coronavirus

El Fondo Monetario Internacional (FMI) también ha empeorado sus previsiones respecto al país. Durante el mes de abril, en uno de sus informes el FMI indicaba que la contracción económica sería cercana al 8% del PIB, pero en esta ocasión, la previsión indica una desaceleración aproximada del 12,5% del PIB, lo cual resulta alarmante.

Se estima una recuperación lenta a lo largo de 2021, pero esta recuperación dependerá enteramente del comportamiento de la pandemia. Recordemos que hasta la fecha en que se redacta esta nota, no hay cura ni vacuna capaz de inactivar la COVID-19, por lo tanto, toda la sociedad se encuentra proclive a un rebrote.

Administrar nuestros recursos en tiempos de coronavirus

El aumento del paro debido a la interrupción de las actividades es otro factor que preocupa a la población. Sin fuentes de empleo y con miles de negocios luchando por sobrevivir, la incertidumbre ha ido ganando terreno. Es una situación a la que la ciudadanía deberá enfrentarse con un plan que permita una buena administración de la economía doméstica.

Lejos de centrarnos en lo pesimista del panorama, es importante que las personas reduzcan los gastos innecesarios y mantengan un buen comportamiento de pago, para evitar ingresar en listados de morosos como ASNEF, de modo que se pueda tener la puerta abierta en caso de ser necesario conseguir financiamiento de emergencia.

Será una buena idea evaluar todos los gastos fijos y dar de baja aquellos servicios que realmente no son prioritarios. Por muy pequeña que sea la factura, es necesario mantener orden sobre los gastos mensuales y proteger la capacidad de pago, de modo que puedan acceder a créditos o préstamos personales en caso de presentarse algún aprieto financiero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.