¿Por qué usar la bici como medio de transporte diario?

Bicicleta

Atascos, contaminación, estrés… Sobran los motivos para dejar el coche en casa cuando vamos al supermercado, al trabajo o a la universidad. Sin duda, la bicicleta es una de las mejores alternativas a su uso. Genera cero emisiones, nos permite hacer ejercicio constante y, gracias a la proliferación de carriles bici segregados del tráfico, cada vez es más seguro usarla. Pero montar en bici cada día tiene otros muchos beneficios a todos los niveles.

Motivos para sacar la bici y dejar el coche en casa

El ciclismo es uno de los 5 deportes más practicados en España. De hecho, según la Red de Ciudades por la Bicicleta y la DGT, el 48 % de los españoles tiene una bici, aunque solo el 7 % la utiliza a diario.

La posibilidad de comprar una bici por un precio reducido o de usar las habilitadas por los servicios de movilidad de los ayuntamientos son las principales claves que explican esas cifras. Se trata de inversiones mucho más reducidas que las necesarias para la compra y mantenimiento de un vehículo.

Pero no solo es una cuestión de dinero. Hay otras muchas razones para empezar a usar la bicicleta como principal medio de transporte en nuestro día a día:

  • Distancia de seguridad. La pandemia de COVID-19 ha cambiado el modo en el que interactuamos socialmente. De hecho, la UCI ha prohibido hasta los abrazos en la línea de meta de las grandes competiciones internacionales. Aún así, mantener los dos metros recomendados es muy sencillo.
  • Reduce el estrés. El esfuerzo de pedalear y la atención que nos requiere desplazarnos en bici crea un estado de concentración que nos permite olvidarnos de todo. También es una actividad muy positiva para combatir la ansiedad y la depresión.
  • Mayor tonificación de las piernas. Representada, sobre todo, por los cuádriceps, los isquiotibiales y los gemelos. Este incremento de la musculatura se traducirá en mayor fuerza y resistencia para desarrollar cualquier otra actividad.
  • Ayuda a combatir el sobrepeso. En una hora montando en bici puedes quemar más de 500 kcal. Una cifra muy cercana a la ofrecida por el running. Sin embargo, el ciclismo genera menos impacto en las articulaciones y, sobre todo, en las rodillas.
  • Menos riesgo de enfermar. Montar en bici ralentiza el envejecimiento y fomenta la producción de linfocitos T. Por tanto, quienes practican ciclismo con asiduidad tienen menos riesgo de sufrir infecciones y enfermedades de cualquier tipo.
  • Es barato. Una bici de montaña, plegable o urbana cuesta solo un par de cientos de euros. Además, el mantenimiento lo puede llevar a cabo el propio usuario. Solo es necesario encontrar una tienda que venda recambios de ciclismo de calidad a buen precio.

La bici, el mejor medio de transporte para la ciudad

Además de todo lo dicho antes, la bici cuida el medioambiente. Solo hay un sistema de transporte que contamina menos: los pies. Es decir, el impacto sobre el planeta de desplazarte en bicicleta es prácticamente el mismo que el de caminar.

En definitiva, la bicicleta es la alternativa de transporte al coche más interesante, sobre todo, a la hora de realizar desplazamientos en ciudad. Por un lado, su nivel de emisiones contaminantes a la atmósfera es cero. Por otro, no está sujeto a los atascos y retenciones del resto de vehículos. Pero es que, además, ofrece multitud de beneficios para tu salud física y mental y sale mucho más barata que un coche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.