Sergio García dedicó su primera ronda en el Masters de Portugal a Celia Barquín

Celia Barquin, de niña, con Sergio Garcia

Vestido de negro de pies a cabeza, Sergio García dedicó un comienzo agradable en su evento de preparación de la Ryder Cup a Celia Barquín Arozamena, la prometedora joven golfista española que fue asesinada en un campo de golf en los Estados Unidos a principios de esta semana.

En su primera ronda en cinco semanas, el español hizo siete birdies con un impresionante cinco bajo par en el campo de golf diseñado por Arnold Palmer en Villamoura. Aunque eso lo dejó a tres golpes del liderato en el Masters de Portugal y dos golpes detrás de uno de sus compañeros, Matt Wallace, fue un día satisfactorio para Sergio García, quien solo agregó el evento del Circuito Europeo a su agenda después de asegurar polémicamente uno de los cuatro comodines de Thomas Bjorn para la próxima semana en Francia. “Estoy feliz con eso”, dijo García a Sky Sports Golf. “Obviamente, no voy a mentir, fue agradable”.

Hubo un par de golpes aquí y allá que podría haber hecho mejor pero, en general, sentí que jugué en un buen nivel”. En una publicación en las redes sociales, García dijo que Barquin le había dejado “con el corazón roto”, la joven de 22 años que ganó el Campeonato Amateur Europeo a principios de este año, que fue encontrada muerta en un campo de golf de Iowa, donde estudiaba.

Ambos se habían conocido en el pasado y el campeón del Masters 2017 admitió: “Fue agradable anotar una buena puntuación y dedicárselo a Celia después de lo que sucedió a principios de la semana. También vestía de negro por ella“. García, quien recibió el visto bueno de Bjorn sobre jugadores como Wallace, tres veces ganador del European Tour esta temporada, y Rafa Cabrera Bello para el último de sus lugares, abrió con un birdie cuando comenzó desde el décimo y se movió rápidamente a tres bajo par con más ganancias en el hoyo 12 y 14.

Un cuarto birdie del día en el undécimo, fue seguido directamente por un primer golpe caído mientras jugaba con tres putts desde la parte de atrás del green. El jugador de 38 años hizo birdies en la quinta y la sexta antes de dar uno de esos tiros en la difícil séptima entrada, un par 4 que mide 510 yardas. “Eso también estuvo bien, y espero poder ganar muchos de ellos la próxima semana”, admitió sonriendo. “Fue bueno tener una ronda sólida. Podría haber mejorado un poco, creo, pero en general fue bueno”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.