Andy Warhol y el negocio del Pop Art

Andy-Warhol

Andy Warhol es uno de los artistas más reconocidos del arte contemporáneo, y es que su obra marcó lo que se considera pop art, así como el siglo XX. Su carrera artística comenzó como ilustrador, trabajando para la revista Glamour y a lo largo de su trayectoria se dedicó a varias disciplinas -como el cine, la fotografía o el diseño-.

El pop art se puede definir como un movimiento artístico que está inspirado en la estética de la vida cotidiana y de los bienes de consumo de la época (el cine, objetos culturales, libros de cómics, anuncios publicitarios, etcétera.).

Warhol aprovechó su arte para ofrecer una crónica sobre las preocupaciones e intereses de las masas en el mundo moderno, desde problemáticas políticas a las intimidades de los famosos. Esto lo hacía explorando y aprovechando la unión de la cultura de los famosos y la popular, junto a la expresión artística.

Retrato de Marilyn Monroe - Andy Warhol 1967.
Retrato de Marilyn Monroe – Andy Warhol 1967.

Actualmente, se le reconoce por haber llevado al arte elementos tan cotidianos -y de marca- como la Coca-Cola, las latas de sopa Campbell’s o el retrato de Marilyn Monroe.

La provocación artística de Andy Warhol

Este artista creó su propio estudio llamado La Factory, donde nacían sus más aclamadas y provocativas obras. Se hizo a sí mismo como un “artista-máquina”, y a su estudio una fábrica de producción de arte -una “fábrica” en la que sus empleados hacían el trabajo. Con esto Warhol quería provocar al límite, rompiendo el concepto de original sinónimo de único, así como el de autoría individual.

Así, Warhol utilizó una serie de tácticas que le ayudaron a ser el icono que es hoy en día:

Referenciar productos de consumo en las obras, como elementos de la cultura popular o incluso marcas. Practicar la promoción de uno mismo como si fuese una marca. Convertir la figura del artista en una obra de arte en sí misma. Utilizar la producción como en una fábrica, rompiendo con el concepto de original y único. Buscar la riqueza y la fama. No diferenciar entre el arte y el mercado. Afirmar que el arte es dinero: “hacer dinero es arte, trabajar es arte y un buen negocio es el mejor arte”.

El artista que marcó el arte contemporáneo

Con Andy Warhol nace un nuevo icono de artista que hasta entonces se desconocía: el artista industrial. Su productividad era equiparable a la de otros grandes creadores como Monet o Van Gogh, aunque entre ellos hay una clara diferencia: Warhol tenía una clara intención de producir a nivel industrial.

Las ramas artísticas que trabajaba y sus afirmaciones y reflejos, influyeron -y mucho- en el desarrollo del arte contemporáneo. Tal es así, que hoy en día hay una gran complicidad entre los artistas y el mercado, donde se han normalizado la autopromoción, la publicidad y la especulación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.