El coltán y los móviles de sangre

Coltan y Los Moviles De Sangre

La tecnología avanza a pasos gigantescos, tanto así que no nos imaginamos la rutina sin ella. Sin embargo, la mayoría de las veces ignoramos todos los procesos que se llevan a cabo para disfrutar de los dispositivos.

Es de suma importancia centrarnos en la parte de la tecnología que no se percibe. A pesar que a simple vista no vemos más que ventajas, debemos ser responsables con su producción y uso. Las decisiones que tomemos podrían desfavorecer al planeta, animales e incluso humanos. ¿Por qué lo decimos? El coltán y los móviles de sangre es la razón principal. Miles de personas pagan el coste sin disfrutar los beneficios de la tecnología para que otros sí lo hagan.

¿Qué es el coltán y dónde se encuentra?

Probablemente la información sobre el coltán es poca. Se trata de un mineral metálico compuesto por tantalita y columbita, indispensable para la fabricación de diferentes dispositivos como los móviles. En la naturaleza es relativamente escaso de encontrar, por eso su interés en explotarlo.

Aún hay yacimientos en varios países como Colombia, Venezuela, Australia, Canadá, sin embargo, se extrae en su mayoría del Congo. Actualmente esta región está azotada por la violencia, la pobreza y guerra civil. La presencia del mineral profundiza aún más los conflictos debido a la alta demanda internacional. Los intereses del país, los estados fronterizos y las guerrillas se mezclan para tomar control de la producción, provocando consecuencias.

¿Cuál es el proceso desde el que se encuentra el coltán?

De las más de 200 minas de coltán que existen en El Congo, sólo 13 son explotadas porque son las que contienen mayor cantidad. De todas, 12 se encuentran controladas por guerrillas armadas quienes imponen sus propias condiciones laborales, normalmente de terror. Por esta razón, los que trabajan allí no cuentan con seguridad, las ganancias son pocas y son de edades bajas.

Después de realizar la extracción, el producto es llevado a grandes ciudades para ser vendido en casas de comercio. Son las mismas guerrillas quienes controlan el traslado aprovechando ahorrarse parte del pago de los transportistas. En algunas ocasiones, ellos mismos lo transportan.

Una vez se encuentra en las casas, dan lugar a los exportadores para adquirir la materia y procesarla para venderla a comerciantes del extranjero. Ellos realizan los envíos legales por vía terrestre, marítima o aérea a sus clientes aunque otros se filtran por los límites del Congo.

Finalmente, para ser ofrecido en venta es refinado por compañías expertas. Ellas se encargan de derretirlo y procesarlo con químicos y otros metales. En esta etapa, ya no es posible conocer de dónde proviene el coltán porque los suministros de todas las partes se mezclan.

¿No es beneficioso para todos los sectores?

Como la extracción ocurre en El Congo, son las personas que allí habitan y que tienen que subsistir las que se ven desfavorecidas. Los menores de edad se ven en la necesidad de trabajar para sobrevivir pero las condiciones no son óptimas. Ellos, a pesar de que son quienes más esfuerzo realizan, no disfrutan de los resultados como lo es un movil, una cámara o un videojuego. No es sencillo conocer a fondo la realidad del país africano pero debemos tener la noción de la problemática que existe. Tener conciencia es fundamental, para recibir en tus manos un dispositivo eléctronico otros se sacrifican e incluso mueren.

Los compradores del material para elaborar los dispositivos están al tanto de la procedencia. Son de cierta forma responsables del asentamiento del problema de la extracción. Y aunque a nuestro alcance no está el control de toda la situación, si podemos aplicar ciertas medidas. Podemos empezar reciclando los dispositivos, así disminuimos la necesidad de mayor extracción en medio de un infierno. Minimicemos el impacto del coltán y los móviles de sangre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.