Escápate un fin de semana a la ciudad de las siete colinas, Lisboa

Fin de semana Lisboa

La capital portuguesa reúne todos los ingredientes necesarios para que pases dos o tres días inolvidables. Aquí vas a encontrar información sobre lo que tienes que hacer y ver en Lisboa.

Lisboa se ha convertido en uno de los destinos turísticos europeos más demandados en los últimos tiempos. Y si lo pensamos fríamente es algo lógico, ya que la capital portuguesa reúne todos los ingredientes necesarios para pasar dos o tres días de ensueño.  

Si aún no conoces la ciudad conocida como “Ciudad de las 7 colinas”, no te preocupes porque en este artículo sabrás todo lo que puedes hacer y lo que tienes que ver en Lisboa. También, como recomendación, sería bueno que te prepararas una guía sobre todo esto, así como otra respecto a los alojamientos en los que podrás dormir. Hay muchas guías digitales que te ayudan a conocer los mejores sitios para ello, siendo PackandClik, una de las más importantes. Al visitar su sitio web, encontrarás el mejor alojamiento, de manera que el mismo se ajuste a tu presupuesto y tus necesidades para dormir en Lisboa.

Cosas que tienes que ver en Lisboa

Lisboa es una ciudad que tiene mucho patrimonio y rincones mágicos, es un lugar con una población muy extensa que te puede llegar a agobiar. Por ello, tienes que ver lo fundamental para que lo disfrutes y se convierta tu viaje en una escapada inolvidable.

Sin duda, lo primero que tienes que visitar nada más llegar a Lisboa, es el Barrio de Alfama, el más antiguo y pintoresco de la capital de Portugal. Además, guarda un gran patrimonio que tienes que conocer casi obligatoriamente. Este barrio te mostrará la verdadera esencia lisboeta y su día a día.

Dentro de este maravilloso barrio se encuentra la Catedral de Lisboa. Una visita muy recomendable por la historia que tiene este edificio de estilo románico. Pero también te tienes que acercar a dos miradores que guardan las mejores vistas de la capital portuguesa. El Mirador de Santa Luzia y, un poco más adelante, el Mirador Portas do Sol. Muchos viajeros afirman que desde allí se sacan las mejores fotografías de la ciudad y que, además, son lugares muy románticos.

Cosas que ver en Lisboa

Una parada obligatoria que tienes que hacer antes de irte de Lisboa, es visitar uno de los emblemas de esta ciudad, el Castillo de San Jorge. Era la antigua residencia de los Reyes de Portugal, y entre sus murallas, se respira historia por los cuatro costados.

Otra visita obligatoria que tienes que hacer es al Barrio de Belém, quizás la zona con los monumentos más espectaculares y bonitos de Lisboa, porque lo baña el río Tajo. Allí tienes que visitar tres joyas de la capital de Portugal, el Monasterio de los Jerónimos, el Monumento de los Descubrimientos y la Torre de Belém. Este último rincón se puede considerar como el emblema de la ciudad por su monumentalidad y belleza, un sitio obligado para hacerte una preciosa fotografía.

Cosas que hacer en Lisboa

Lisboa no es sólo una ciudad monumental, también te ofrece una serie de cosas para hacer de forma única y original, de manera que te harán sentirte un lisboeta más. Lo primero que tienes que hacer es ir al barrio de Belém a probar los conocidos y deliciosos pastelitos de Belém. Un regalo para el paladar y son muy baratos.

Otra cosa que es muy reconocida en Lisboa, y que llama muchísimo la atención entre los viajeros, es disfrutar de la Cámara Oscura del Castillo de San Jorge. Te ofrecerá una perspectiva de la ciudad completa, es decir, en 360 grados. Una auténtica pasada para disfrutar de una de las ciudades con más solera de Europa y una manera diferente de conocerla.

Si quieres ser un lisboeta más también tienes que montarte en el Elevador de Santa Justa. Un ascensor en medio de la ciudad que te eleva hasta el barrio más alto de la ciudad, el de Chiado. Es una sensación sorprendente porque el elevador recorre cuarenta y cinco metros de altura.

Otra experiencia que merece mucho la pena es ir a los bares que están ubicados a orillas del Río Tajo y contemplar como cae el sol sobre el Puente 25 de Abril mientras te tomas algo, un momento único. Este puente es emblema de Portugal y recuerda al popular Golden Gate de San Francisco. Es además, el puente más largo de Europa ¡Una auténtica maravilla!

Sin duda, y ya no sólo para sentirte un lisboeta más, sino también para retroceder a una época mejor, tienes que montarte en el tranvía número 15E. Este medio de transporte es un estandarte de la ciudad, pero además, este número recorre los rincones más bonitos de Lisboa. Debes saber que muchos viajeros deciden vivir esta experiencia, así que lo mejor que puedes hacer, es montarte a primera hora de la mañana para evitar grandes colas.

Sin duda, otro plan que no puedes dejar de hacer en Lisboa es el culinario, y es que tienes que probar el plato por excelencia lisboeta, el Bacalao, en sus múltiples variedades. En muchos restaurantes te ofrecen este manjar portugués que te hará chuparte hasta los dedos.

Y si Lisboa es gastronomía, también es música. Otra experiencia inolvidable que tienes que vivir, es acudir a un espectáculo de Fado. El Barrio Alto es el más popular en este sentido. Podrás disfrutar de una velada inigualable escuchando la música popular de siempre en Portugal.

Y por supuesto, otro plan, y más si vas con niños, que te hará pasar un día maravilloso, es visitar el Oceanográfico de Lisboa. Con miles de especies marinas que te deleitaran y te enamorarán. Es uno de los más grandes de Europa.

Y si eres de los nocturnos, no puedes dejar de vivir la marcha lisboeta, una de las más animadas de toda Europa. Además, los precios de los cócteles no son caros en comparación con otras capitales del continente.

Como puedes observar, Lisboa es una ciudad que regala al viajero momentos únicos e inolvidables. La clave de ello es que combina un maravilloso patrimonio monumental con experiencias originales, que hacen, que quien la visita y la conozca de verdad, vuelva.

Fuente: PackandClick

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.