5 destinos baratos para viajar al extranjero este otoño

Destinos baratos para viajar al extranjero

Otoño es la época ideal para organizar una escapada de un par de días o hasta de una semana: el clima es ideal, los turistas disminuyen y puedes disfrutar de los lugares con tranquilidad. Unas vacaciones para estas fechas son la opción perfecta para la economía gracias a los precios bajos del viaje y de los hoteles. Antes de viajar, cualquier lugar elijas, es aconsejable que te informes sobre el clima del país, la eficiencia de los medios de transporte públicos (en algunos países la red del transporte público no está muy desarrollada) y que aprendas un poco de inglés. De hecho, este es el idioma en el que tienes que expresarte cuando viajas al extranjero. Existen múltiples sitios online que te facilitan el aprendizaje y te proporcionan todos los instrumentos para que puedas defenderte en inglés durante tu viaje. Antes de emprender tu viaje, aprende estas frases cortas en inglés directamente en el sitio web de Babbel, para que puedas comunicar tus necesidades y desenvolverte durante tu estancia sin tener que pedir ayuda a nadie.

Si todavía no sabes donde ir, elige tu destino ideal y vete de vacaciones para descubrir lugares bonitos, desconectar y recargar las pilas.

Serbia

Menos conocida que sus vecinas Croacia, Hungría, Montenegro, Serbia representa un destino a tener en cuenta. Además de contar con numerosos atractivos, tiene a su favor el hecho de ser uno de los países más baratos de los Balcanes. Sus espacios naturales y sus ciudades te impresionarán. En Belgrado descubrirás el templo de San Sava, la mezquita Bajrakli, la sinagoga, el laberinto de túneles y búnkers en el subsuelo largo 14 kilómetros, la fortaleza de Kalemegdan y, además, podrás admirar el Danubio. Otros lugares para visitar son las ciudades de Novi Sad, de Vojvodina y de Niš. Los precios en Serbia son muy baratos. Con pocos euros podrás probar platos de la cocina local, muy sabrosa y picante, y reservar una habitación en un hotel de buena calidad. La opción mejor para moverse es alquilar un coche, ya que gastando muy poco tendrás más libertad y no necesitarás utilizar la red del transporte publico local que, además, no es muy desarrollada.

Serbia

Montenegro

Montenegro representa, todavía, un destino bastante desconocido. Situado en los Balcanes, no es de ningún modo inferior a la vecina Croacia, por belleza de las ciudades y por los paisajes naturales que ofrecen playas extensas y aguas turquesas.

Algunas etapas imprescindibles de este país son: la capital Podgorica, la Bahía de Kotor, la ciudad de Perast, el Parque Nacional de Lovćeny y el Mausoleo Petar Petrović Njegoš.

Montenegro

Viajar a Montenegro suelen ser muy barato si lo comparamos con Croacia o Grecia. Puedes encontrar hoteles en el corazón de los centros turísticos por 40€. Los restaurantes te propondrán la gastronomía típica montenegrina, un verdadero placer para tu paladar, a precios realmente asequibles. El medio de transporte más utilizado y barato es el autobús. Te saldrá por muy poco viajar entre las principales ciudades de Montenegro, mientras que los autobuses internacionales hacia Dubrovnik o Belgrado cuestan más o menos 10€. Sin embargo, si quieres moverte por tu cuenta, lo mejor es alquilar un coche. La mayoría de las veces los vehículos de alquiler no son muy caros, como el precio de la gasolina y de los peajes.

Estonia

Localizada en el norte de Europa, Estonia es una joya infravalorada. Destino muy asequible para los turistas, cuenta con paisajes únicos y pequeñas ciudades medievales, joyas escondidas todas para descubrir. Son muchos los lugares imprescindibles, entre castillos, parques nacionales y lugares de interés cultural. Tallin es una etapa obligada, pero no la única ciudad que vale la pena explorar. A ella se suman, de hecho, las ciudades de Viljandi, Parnu y Saaremaa y el Castillo de Narva. Los precios de Estonia, en general, son muy baratos: puedes encontrar, en las principales zonas turísticas, hoteles de lujo con todos los confort, para satisfacer las exigencias de los huéspedes, a precios muy asequibles. La gastronomía típica de Estonia es muy variada y sencilla, utiliza pocos ingredientes básicos pero los platos que probarás serán inolvidables. Respeto al transporte, puedes elegir entre tranvías, autobuses y trenes. Sin embargo, la opción mejor es el autobús, más rápido y más económico que los trenes. Este te ofrece, además, la posibilidad de gozar de unas vistas preciosas a la hora de desplazarte de un lugar a otro.

Estonia

Eslovenia

Eslovenia se extiende en un territorio lleno de frondosos bosques, montañas nevadas, cascadas y parques naturales. Pero el encanto de Eslovenia no reside solo en su naturaleza, sino también en sus núcleos urbanos, en las ciudades medievales y la capital, Ljubljana. En la zona Noroeste del país se encuentran los Alpes, en el suroeste la costa y lugares cómo Piran, Koper o Portoroz. En este país podrás conocer las Salinas de Secovije, vivir la magia del lago Bled, descubrir el Castillo de Predjama, observar la extraordinaria la catedral de las cuevas en Postojna, conocer las propiedades de las aguas termales de Celje. Eslovenia ha experimentado un auge en el turismo internacional, por lo tanto sus hoteles son muy nuevos y ofrecen muchos servicios. Los precios varían en función de las temporadas y categorías de los mismos, pero en general no son caros. Hablando de la comida, Eslovenia utiliza productos de los cultivos locales, del mar y de los pastos, para crear platos exquisitos entre los más ricos de Europa. Podrás elegir entre una amplia variedad de sabores sin gastar mucho. Moverse por el país es muy fácil y barato, si decides alquilar un coche. Sobre todo si tu viaje a Eslovenia es corto, es mejor que viajes por todo el país en coche, para conocer los lugares más bellos y escondidos en el menor tiempo posible.

Slovenia

Bulgaria

Situada en la península de los Balcanes, y con precios más que asequibles, se encuentra este destino todavía desconocido para el turismo español, que tiene todos los requisitos para ser elegido en tu próximo viaje: historia, patrimonio protegido por la Unesco, playas maravillosas, picos nevados, gastronomía exquisita, ciudades medievales, monasterios antiguos y naturaleza salvaje. Los lugares que no debes perderte son: la capital, el monasterio y los lagos de Rila, las playas del Mar Negro, la ciudad de Plovdiv, la fortaleza de Tsaverets y las pirámides de Melnik. Viajar a Bulgaria es muy barato: el alojamiento la comida, las entradas a los monumentos y la gasolina. El precio de los hoteles varía mucho, pero se pueden encontrar gangas por unos 50 euros en hoteles de cuatro estrellas, y en los restaurantes podrás probar platos muy sabrosos por 10 euros. Tampoco alquilar un coche es caro, ya que cuesta unos 20 euros al día y es mucho mejor que utilizar el transporte publico. No esperes más, elige tu destino y ¡Empieza tu viaje!

Bulgaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.