¿Qué as en la manga esconden estas ciudades?

Ciudades del mundo únicas

Todas las ciudades del mundo son únicas por algún motivo, tienen una gastronomía diferente, incluso a veces diversa a la del resto del país, y un centro histórico con lugares que merecen una visita por parte del turista. Pero algunas ciudades tienen algo que las hace todavía más especiales, algún rincón, espacio o monumento que las convierte en perfectas para un determinado tipo de turista.

Budapest es un buen ejemplo de ello. La ciudad ofrece un centro histórico que bien merece varias paradas: el Castillo de Buda, el Parlamento, el Bastión de los Pescadores, la Iglesia de San Matías, la Basílica de San Esteban, la Plaza de los Héroes y el Puente de las Cadenas. En las proximidades de estos monumentos se encuentra el Mercado Central de Budapest, una delicia hasta para los paladares más exigentes. En este mercado se pueden degustar platos tan tradicionales como el goulash, el kolbász, el letscho, el túrós csusza y el pollo paprika. Al ser un país con un clima frío, también hay muchas sopas para probar. Pero si hay algo que hace que Budapest sea diferente respecto a otras capitales europeas son sus balnearios y baños. Los locales los visitan con frecuencia y poco a poco se han convertido en una parada obligatoria para los turistas, sobre todo porque sus precios son muy competitivos. Son el as en la manga de Budapest, y hacen que sea el destino idóneo para aquellos que buscan un extra de relajación en su viaje.

Montecarlo, por su parte, es un barrio del principado de Mónaco que, a pesar de su pequeño tamaño, tiene muchos rincones que ofrecer al turista. Es sinónimo de lujo y elegancia, y cuenta con muchos restaurantes y tiendas que lo corroboran. Ofrece vistas inmejorables a su espectacular puerto y al mar Mediterráneo, pero hay algo que todavía da más personalidad a este lugar, su casino, lo que lo convierte también en el destino perfecto para los amantes de los juegos de poker online, y es que cada vez son más los que se animan a disfrutar de esta forma de entretenimiento. Es considerado uno de los emblemas de Montecarlo, por eso, todos los turistas se acercan a conocerlo, ya sea para hacer fotos del exterior o para echar unas partidas. Como dato curioso, el casino no permite el juego a los residentes, solo a los turistas.

Currywurst

Los extravagantes también tienen un lugar en el mundo en el que se sentirán como en casa, Berlín. La capital alemana alberga eventos y lugares de lo más llamativos y para todos los gustos. Si los tuyos son un tanto peculiares, en Berlín te sentirás como uno más: solo hay que darse una vuelta en su metro para comprobarlo. Además de por sus parques como el Victoriapark, un espacio urbano con cascadas en plena ciudad, sus plazas, como Alexanderplatz, o sus muchos monumentos y edificios emblemáticos, como su Parlamento, la Puerta de Brandeburgo o las iglesias que hay por toda la ciudad, Berlín destaca por sus muchos mercadillos y exposiciones. Son el as en la manga que cautiva al turista, y están llenos de extravagancia. Un buen ejemplo es el mercado que se celebra todas las semanas en Mauerpark: los puestos ofrecen muchos productos como ropa, arte o decoración, que no se pueden encontrar en ningún otro lugar; también hay actuaciones de aspirantes a cantantes, entre otros espectáculos. Antes de verlos, mejor acercarse a alguna de las paradas de comida: la currywurst típica berlinesa es la mejor opción. Sin duda, esto no se puede encontrar en ninguna otra ciudad.

Pensar en Ámsterdam es pensar en canales y tulipanes. Pero lo que algunos no saben es que es el paraíso del queso, y, por tanto, la ciudad perfecta para los amantes de este manjar. Puede que los Países Bajos no destaquen por su gastronomía, como puede ser el caso de otros países, como España o Italia en Europa, o la India y Tailandia en Asia, pero sí tienen productos propios que no tienen nada que envidiar a los de otros lugares. Algunos quesos como el Gouda o el Edam son muy conocidos, pero más allá de la versión típica de estos quesos existen muchas más variedades. En el centro de la ciudad hay tiendas especializadas que solo venden este lácteo o productos locales que merecen la pena ser incluidas en cualquier ruta turística por Ámsterdam. Es el tentempié perfecto para hacer un  descanso en el Vondelpark, un enorme pulmón verde en el centro de la ciudad. De hecho, es normal ver a personas haciendo picnics en este parque, así como yendo en bicicleta, una de las actividades más habituales en Ámsterdam.

Si hay algo por lo que es conocida la ciudad de Múnich es por la celebración del festival de la cerveza, el Oktoberfest. Pero hay una joya guardada en esta ciudad de Baviera que la mayoría de los turistas desconocen y pasan por alto: el Ostpark, un parque público situado cerca de la parada de metro Michaelibad. Un parque en el que el verde y el agua no faltan, y en el que se celebran muchas actividades al aire libre durante los meses de verano. La mayoría de turistas se acercan al Englischer Garten y al Olympiapark, los más conocidos, pero lo cierto es que el Ostpark es una gema escondida igual de bonita. Perfecto para los amantes de la naturaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.