¿Por qué ha afectado la pandemia la libido sexual?

Pandemia afecta a la libido

La aparición del COVID-19 ha generado incontables cambios en la rutina de todos y ha tenido un efecto incluso en el ámbito de las relaciones sexuales, ya que el uso de la mascarilla, la reducción del contacto físico y las limitaciones de encuentros en espacios cerrados como restaurantes o cafeterías, además del miedo al contagio en cualquier momento, ha reducido la espontaneidad tan necesaria en los encuentros íntimos.

Salud fisiológica y emocional, necesarias para una libido sana

Según datos de la OMS, a causa de la pandemia la angustia ha aumentado un 35% en China; un 40% en Estados Unidos y hasta un 60% en Irán, mientras que hay cifras similares en otros países del mundo. Este continúo sentimiento de ansiedad, depresión e incertidumbre dificulta que afloren los deseos sexuales. 

Entre las consecuencias de la pandemia de las que se habla poco, se encuentra la disfunción eréctil que cada vez es sufrida por más hombres.

Por otro lado, desde el punto de vista fisiológico, la crisis pandémica ha generado o agravado situaciones sanitarias ya latentes, que también inciden negativamente en la atracción, el deseo sexual y la capacidad para tener un buen desempeño en el ámbito sexual por parte de los hombres. 

Aunque hay muchos aspectos físicos que alteran la libido y generan disfunción eréctil, algunos de los más notables son:

  • Aumento de peso: debido al confinamiento no podemos acudir a parques o gimnasios para realizar ejercicios. Además, aumenta el sedentarismo dada la nueva modalidad del teletrabajo.
  • Incremento en la ingesta de alcohol: Un aumento de la ingesta de bebidas espirituosas puede ser causada por los altos niveles de estrés, ansiedad o incluso por el distanciamiento social. Expertos coinciden en que el consumo excesivo de bebidas alcohólicas está relacionado con la disfunción eréctil.
  • Aparición de enfermedades: en tiempos de confinamiento es más difícil acudir a las consultas médicas. Así surgen padecimientos tales como la diabetes o la hipertensión arterial. 

Ante tales señales de alarma se recomiendan realizar cambios sencillos y significativos en el estilo de vida.  Por ejemplo, se debe reducir la cantidad de alcohol consumida. Por otro lado, hay que vigilar la dieta, disminuyendo la ingesta de grasas y de alimentos azucarados. 

También es prudente realizar actividades que mejoren la salud mental. Se sabe que escuchar música, leer o mantener actitudes algún pasatiempo influye positivamente en el estado de ánimo. 

De ser necesario es aconsejable acudir a la consulta con el médico, ya que nos puede orientar en cuanto a las causas de la falta de deseo sexual o de la disfunción eréctil y señalar las pautas para tratarlas. Igualmente puede darle seguimiento a las enfermedades preexistentes e incluso puede prescribir medicamentos que mejoran el desempeño sexual.

Estos pueden ser adquiridos de forma rápida en farmacias online como Edpilula Kamagra, algo muy conveniente cuando se ven restringidas las compras presenciales.

Si bien la preocupación, el estrés, la depresión y la angustia puede robarnos el deseo, esto no tiene que ser permanente. Existen muchas medidas para renovar la vida sexual y hay muchas que están a nuestro alcance.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.