Faringitis: causas, síntomas y tratamiento

Que es la faringitis

La faringitis es una patología que produce la inflamación de la garganta, a causa de una infección viral o bacteriana. El alcohol, tabaco y algunas comidas pueden irritar la zona y favorecer el desarrollo del padecimiento.

En las próximas líneas vamos a conocer a profundidad cuales son las causas, síntomas y tratamiento adecuado para este mal.

¿Qué es la faringitis?

Es una inflamación del tejido linfático que posee la faringe, y que suele afectar al mismo tiempo a las amígdalas. La causa más común es una infección bacteriana o viral, y su transmisión de da por las vías respiratorias, de modo que se trasmite por medio de tos, estornudos y algunas veces por el contacto con las manos.

faringitis

Es más común en los niños, aunque personas de cualquier edad se encuentran expuestas a ella, sobre todo en la temporada de primavera. La faringe forma parte, tanto del sistema respiratorio como del digestivo, al ser el conducto que comunica la boca y nariz, con la tráquea y el esófago.

¿Cuáles son sus causas?

En general puede producirse por cualquier virus que produce resfriado común, pero también puede ser causada por mononucleosis, sarampión y varicela. La Faringitis estreptocócica, causada por Streptococcus pyogenes, junto a la difteria y la tos ferina son otras infecciones agudas que pueden desencadenar esta patología y agravar el cuadro clínico del paciente.

Otras causas más simples son las alergias estacionales, lo que se complica por el goteo nasal. El aire contaminado  lleno de desechos irritantes suele ser otra causa de este problema. Las defensas bajas por mal funcionamiento del sistema inmune, pueden hacer que se convierta en un problema crónico.

¿Qué síntomas presenta?

Los síntomas de la faringitis son fáciles de reconocer, ya que principalmente se produce un dolor de garganta al beber agua o consumir alimentos. El mismo puede irradiarse a los oídos cuando se mueve el cuello e incluso volverse crónico.

Causas de la faringitis

Se observa el agrandamiento de las amígdalas, las cuales se muestran enrojecidas y en ocasiones pueden estar cubiertas con pus. Además, se reconocen otros síntomas:

  • Fiebre
  • Dolor al tragar
  • Sequedad de la garganta
  • Dolor de cabeza
  • Erupciones cutáneas
  • Dolores musculares y articulares
  • Agotamiento y malestar general
  • Voz ronca y en otras personas, afonía.
  • Inflamación de los ganglios del cuello

Tratamiento y prevención

Una vez ha sido diagnosticado por un médico, el paciente recetará medicamentos antibióticos como la penicilina durante 10 días, en la dosis que el especialista considere necesaria. Las personas alérgicas a este componente, recibirán un tratamiento alternativo.

Si el paciente consume incorrectamente el tratamiento, o no se trata el padecimiento, puede ocurrir que la infección se extienda hasta regiones cercanas, empeorando la infección existente y haciéndola más difícil de tratar.

La faringitis en niños aumenta el riesgo de inflamación de los riñones, de modo que es necesario tratarla de forma inmediata, al momento en que se presentan los síntomas y de esa manera evitar que se produzcan complicaciones indeseables.

También te puede interesar: Infección de orina: causas, síntomas y tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.