Trump atiza la hoguera racial con su desafiante visita a Kenosha

Trump violencia racial
  • El presidente visita la ciudad a pesar de las súplicas que no lo hiciera y atiza las tensiones
  • Justifica el joven que mató a dos manifestantes y compara los policías que disparan con jugadores de golf que se equivocan

Ayer por la mañana, una avioneta volaba por el cielo de Kenosha (Wisconsin) con una pancarta que revoloteaba al viento: “Rechazar la violencia de Trump. Vote este noviembre. ” Era el aviso de que había llegado el día que el presidente de EE.UU., sin hacer caso a las autoridades locales y estatales, se plantaba en la ciudad para apoyar a los cuerpos de seguridad y hacer una visita casi turística en los edificios quemados y hundidos por las protestas violentas y mortales que ha vivido los últimos días, consecuencia del caso del afroamericano Jacob Blake y los siete disparos por la espalda que recibió de la policía.

A Donald Trump le gusta jugar en el barro y ayer se metió de lleno. Su presencia en Kenosha, sólo centrada en defender un bando del conflicto, queda lejos del papel tradicional del líder que quiere unificar el país, fortalecer la comunidad y servir de pacificador.

Antes de que llegara, la tensión era palpable. Activistas del movimiento Black Lives Matter van pasearse, con el puño en alto, entre los fanáticos pro-Trump que esperaban la comitiva presidencial. Las autoridades temen que la presencia del presidente altere de nuevo los ánimos, y vuelvan los disturbios violentos en un municipio que mantendrá el toque de queda nocturno hasta el fin de semana.

El presidente había anunciado que se dedicaría a evaluar los destrozos y agradecer el trabajo de la policía en los disturbios y es lo único que hizo. Después del paseo entre edificios derribados donde todavía se sentía el olor del humo de las cenizas, se reunió con jefes policiales para felicitarles por el trabajo.

No se puede ocultar que el paseo de Trump por Kenosha tiene un marcado carácter electoral. Wisconsin es uno de los estados clave en las próximas elecciones, y presentarse para difundir el mensaje de “ley y orden” y defensa de las fuerzas de seguridad ante el “caos” y los disturbios era una oportunidad que no podía dejar escapar .

La defensa del papel de la policía ha llegado a niveles extraordinarios, hasta el punto de justificar que, en algunas ocasiones, se “bloquean” y deben decidir “en un cuarto de segundo entre la vida y la muerte” por la enorme presión en la que viven. “La gente debe entenderlo”, dijo, minimizando la brutalidad de las fuerzas de seguridad.

El presidente se enroca en una teoría que ya había comenzado a desarrollar horas antes, en una aparición televisiva, donde había comparado los policías que disparan contra sospechosos con jugadores de golf que fallan golpes muy fáciles. “A veces se colapsan”, insistió, obligando la periodista que le entrevistaba, afín al presidente, a salir al rescate e intentar que aclarara la comparación.

La violencia en las calles de EE.UU., con varias ciudades viviendo noches de disturbios que llenan los medios de imágenes de edificios en llamas y enfrentamientos, es la demostración de la división enorme en el país, alentada por un Trump que se niega a condenar la violencia de la ultraderecha y culpa turbas de la izquierda radical del caos que se vive.

Una de las últimas fue la defensa del adolescente detenido por matar a dos hombres en Kenosha, simpatizante de las teorías trumpistes y que, según el presidente, disparó su rifle de asalto al caer al suelo y verse rodeado. Curiosamente omitió que antes ya había matado a un manifestante, lo que está reflejado en el acta judicial de los hechos.

Mientras Trump hacía su discurso propolicia, la familia de Blake, que todavía está en el hospital paralítico de cintura para abajo, organizó una comida vecinal en la calle donde recibió los siete disparos, básicamente para poner contraste en una visita presidencial que no tuvo ninguna intención de consolar la víctima ni intentar servir de puente entre las demandas de justicia de la comunidad negra y las fuerzas de seguridad.

También es cierto que, si Trump hubiera querido acercarse, no habría sido recibido de buen grado, después de más de una semana sin apoyarlos ni a ellos ni al movimiento que ha renacido. “No tenemos nada que decir al señor naranja”, dijo Justin Blake, tío de la víctima, ridiculizando el presidente. “Todo lo que quiero es que mantenga la falta de respeto y el lenguaje obsceno lejos de mi familia. Necesitamos un presidente que una el nuestro país y nos lleve en una dirección diferente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.