Miles de personas en Argelia participan en la marcha contra Bouteflika

Una ola de protestas en Argelia contra la candidatura de Buteflika

Las manifestaciones, apodadas Million Man March, siguen a las protestas de una semana de duración en más de 30 ciudades contra la candidatura a la reelección del presidente Abdelaziz Bouteflika para un quinto mandato. Elegido presidente en 1999, Bouteflika rara vez se ha visto en público desde que sufrió un ataque cerebral grave en 2013.

El último viaje oficial al extranjero de Bouteflika se remonta a enero de 2012, cuando viajó a la vecina Túnez para participar en el primer aniversario de los levantamientos de la Primavera Árabe que derrocaron al gobernante Zine El Abidine Ben Ali, entre otros.

Las autoridades se sorprendieron por la magnitud de las protestas que estallaron el 22 de febrero y que pidieron al presidente enfermo que retirara su candidatura. Los manifestantes también corearon consignas contra el hermano del presidente, Said, quien, según los opositores, está manejando el país detrás de la escena.

Hasni Abidi, un analista político con sede en Ginebra, dijo que las manifestaciones marcaron un punto de inflexión en la historia del país más grande de África. “Por primera vez, asistimos a protestas en todas las ciudades principales de Argelia concentradas en un solo tema: el retiro de la candidatura del presidente”, dijo Abidi.

“En mi opinión, este quinto término ha logrado unificar y unir a los argelinos de diferentes ámbitos de la vida”.Mouwatana, un grupo de oposición formado por varios partidos políticos y actores de la sociedad civil, también realizó un mitin el domingo pasado en la capital, Argel, así como en París. El miércoles, los estudiantes universitarios marcharon en los campus de todo el país, exigiendo la renuncia del presidente y el fin del control del poder en el frente del Frente de Liberación Nacional (FLN).

Oscuros centros de poder

El sistema político de Argelia es tan opaco que los analistas no están de acuerdo sobre quién ejerce realmente el poder. El ejército, considerado uno de los más poderosos y bien organizados de África, ha desempeñado un papel importante en la política. En 1991, el Ejército Nacional Popular (ALN) organizó un golpe de estado, privando al partido Frente de Salvación Islámico (FIS) de una victoria electoral casi segura, lo que resultó en una guerra civil de una década. Bouteflika fue nombrada para encabezar un período de transición en 1999.

Desde que asumieron el poder, los analistas dicen que el octogenario logró que los militares quedaran bajo el mando de la presidencia y restablecer una apariencia de control civil. En 2015, por ejemplo, el poderoso jefe de inteligencia del país, el general Mohamed Mediene, o Toufik, como es más conocido, que dirigió la agencia secreta de inteligencia de DRS durante más de 20 años, fue despedido de manera controversial.

Pero el despido de una docena de generales en 2018 reavivó las especulaciones sobre si el propio ejército estaba dividido en su apoyo al presidente en crisis, lo que sugiere que el ejército del país no era del todo neutral. Una grabación de audio filtrada de una conversación entre el gerente de campaña de Bouteflika, el ex primer ministro Abdelmalek Sellal y el magnate de negocios Ali Haddad surgió el jueves, durante el cual los dos hombres discutieron la última ola de protestas.

Tanto Haddad, un lealista de Bouteflika que ha visto crecer su imperio de negocios dramáticamente bajo el liderazgo de este último, y Sellal parecía sorprendido de lo rápido que se habían extendido las protestas. Algunos analistas creen que la filtración podría haber sido causada por elementos dentro del establecimiento militar que están en contra de que Bouteflika asuma las riendas por otros cinco años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.