Las farmacéuticas se alían para garantizar una vacuna segura contra la Covid

Test Covid

Acuerdan no dejarse presionar por Trump para tener la vacuna antes de las elecciones.

Varias farmacéuticas que compiten entre ellas por ser las primeras en desarrollar una vacuna contra el coronavirus tienen previsto publicar un comunicado conjunto la próxima semana en el que se comprometen a no sacar adelante una vacuna que no cumpla unas garantías rigurosas de eficacia y de seguridad, según han confirmado los representantes de tres de estas empresas.

El comunicado, que todavía se está ultimando, pretende tranquilizar a la ciudadanía diciendo que las empresas no pedirán la aprobación prematura de una vacuna bajo la presión política de la administración de Donald Trump. El presidente estadounidense ha presionado para que la vacuna esté disponible en octubre, justo antes de las elecciones presidenciales en las que aspira a revalidar su cargo. Un gran número de científicos y expertos en salud han expresado su preocupación por lo que consideran una estrategia política que no tiene como objetivo real combatir el virus.

Estaba previsto que la declaración conjunta se hiciera pública a principios de la próxima semana, pero algunas empresas han reconocido que están trabajando en el escrito después de que informara el diario The Wall Street Journal . Entre las farmacéuticas que firmarán el comunicado están las estadounidenses Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, la británica GlaxoSmithKline y la francesa Sanofi.

Los funcionarios también se plantan

Las farmacéuticas no son las únicas que tienen previsto plantarse ante Trump. Según dos altos funcionarios de la administración del presidente estadounidense, responsables de la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos se plantean también hacer una declaración conjunta sobre la necesidad de basarse en resultados científicos probados antes de lanzar la nueva vacuna, un posicionamiento que rompería su neutralidad como funcionarios.

Los científicos están trabajando a contrarreloj para desarrollar una vacuna que pueda acabar con la pandemia. En la actualidad, tres empresas -Azul, Pfizer y AstraZeneca- están haciendo los ensayos clínicos finales de su prototipo de vacuna. El jefe ejecutivo de Pfizer dijo esta semana que la empresa podría obtener resultados ya en octubre, pero las otras compañías han avanzado que no tendrán ninguna vacuna hasta finales de año.

Expertos sanitarios han aplaudido el rápido desarrollo de los prototipos de vacuna y los primeros resultados, que son prometedores. Con todo, durante las últimas semanas han mostrado su preocupación porque Trump ha empezado a hablar de una vacuna que podría estar preparada antes de las elecciones presidenciales del próximo 3 de noviembre.

Las farmacéuticas compiten por ser la primera en lanzar al mercado una vacuna contra el coronavirus. La que lo consiga obtendrá unos beneficios importantísimos y también contribuirá a rehabilitar la mala imagen que tiene esta industria por el aumento de los precios de los medicamentos. Pero, si la vacuna resulta tener efectos secundarios peligrosos para algunas personas, las consecuencias podrían ser catastróficas, perjudicar su reputación corporativa, poner en riesgo su cartera más amplia de productos y minar la confianza de la población en las vacunas, que son uno de los grandes avances en salud pública de la historia.

La presión de Trump

En tuits y comentarios públicos, Trump ha vinculado explícitamente su reelección como presidente al hecho de conseguir una vacuna contra el Covid-19. Así lo transmitió en la convención republicana celebrada la semana pasada, en la que se proyectaron varios vídeos publicitarios que destacaban los esfuerzos del gobierno de Trump para financiar y desarrollar un programa que frene la pandemia.

Asimismo, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos enviaron en agosto una carta a las agencias de salud pública de todo el país en el que las advertía que se prepararan para la posibilidad de que una vacuna esté lista a finales de octubre o principios de noviembre. El Viernes, Trump aún fue más allá y dijo claramente que “probablemente” habría vacuna para octubre.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.