Se agrava la “guerra comercial” entre E.E.U.U y China

Guerra Comercial

El gobierno de Donald Trump comenzó a aplicar aranceles de hasta un 10% a los productos importado de China por un valor de 200.000 millones de dólares. Los aranceles comenzaron a aplicarse desde este lunes y se espera que Beijing responda del mismo modo con aumento de sus tarifas a la importación a productos estadounidenses.

Las guerras tienen esta característica que, hasta el día antes del estallido de las hostilidades, nadie es consciente de su inevitabilidad. La terquedad, el cinismo y la estupidez se mezclan en un cóctel nocivo tan bien descrito en 1935 por Jean Giraudoux en La guerra de Troya que no tendrá lugar.

La guerra comercial de Donald Trump no es una excepción. Se nos ha dicho durante seis meses que las amenazas hechas por el Presidente de los Estados Unidos son solo una postura para obligar a sus “socios” comerciales a negociar y que finalmente se evitará la confrontación final.

En la guerra, todo es simple, pero lo más simple es difícil“, escribió el prusiano Karl von Clausewitz en su tratado De la guerre . En China, las cosas se están complicando seriamente. El punto de no retorno es inminente y no está claro qué podría detener la máquina infernal puesta en marcha por el Sr. Trump. Semana tras semana, la guerra de ofertas entre las dos primeras potencias mundiales está ganando impulso, las medidas de represalia de algunos responden a las sanciones de otros, el diálogo se vuelve imposible.

Washington ha dado un paso más hacia esta nueva versión de la doctrina del “Big Stick“, en la que los impuestos a la importación han reemplazado a la cañonera. Hasta la fecha, Estados Unidos ha aumentado los aranceles en la mitad de los productos procedentes de China. Beijing ha respondido, por lo que pronto será todo lo que transite a la costa de EE. UU. el que se verá sobrecargado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.