Ramsés II, el último gran faraón de Egipto

Templo de Ramses II

Ramsés II está considerado el último gran faraón. Bajo su reinado, el antiguo Egipto alcanzó la gloria: floreció la economía, la administración, el ejército y la cultura. Tras su muerte, ese auge desapareció.

Ramsés II nació en el año 1303 antes de Cristo y su abuelo fue el faraón Ramsés. Durante su infancia, le educaron en distintos campos y estudios, además de prepararle para ser el futuro heredero del trono. Ramsés II consiguió convertirse en uno de los faraones más laureado y recordados, pues logró llevar a Egipto al más alto nivel.

Las decisiones del gran faraón

Con 24 años, fue nombrado ya faraón del Alto y Bajo Egipto y Sol de los Nueve Arcos. Entre sus primeras medidas, se encontraron aquellas relacionadas con mantener la paz dentro del territorio. ¿Cómo lo hizo? Dejando claro a los sacerdotes del dios Amón que él ejercería todos los poderes.

Además de eso, comenzó a realizar grandes construcciones. Por ejemplo, el templo de Luxor (dedicado a Amón-Ra) o el inicio de la construcción del Rameseum. Teniendo en cuenta que para llevar a cabo estas tareas se necesitaba una gran cantidad de agua. Por ese motivo, Ramsés II mandó perforar pozos, consiguiendo así que el oro procedente del sur llegase a tiempo para financiar las construcciones.

Crecimiento y expansión del territorio

Otra de las medidas que llevó a cabo fue intentar expandir las fronteras, por lo que se produjo un enfrentamiento con el rey de Hatti -Muwattali- que duró casi 20 años. Aun así, consiguió llegar hasta Biblos. Más adelante, se enfrentó a dicho rey en la batalla de Qadesh; batalla de la cual Ramsés II se proclamó vencedor.

Memfis Escultura de Ramses II
Imagen de Pixabay.

Este triunfo propició la reconquista de las antiguas fronteras en tierra asiáticas y africanas. Esta incesante expansión de fronteras duró varios años, hasta que el territorio gobernado por el gran faraón llegó a ser inmenso. Esto provocó que mandara construir una nueva ciudad, Per-Ramsés, a la cual convertiría en la nueva capital, dejando por tanto a Tebas alejada del ambiente político. Consiguiendo, por tanto, alejar también el poder de los sacerdotes que en ella residían.

Así, Ramsés II volvió a centrarse en la construcción, engrandeciendo la ciudad de Memfis y construyendo nuevos templos. De este modo, consiguió que Egipto prosperara enormemente en los ámbitos económico y cultural.

Últimos años del reinado

Los últimos años del reinado dejaron atrás la paz que hasta entonces presidía, y es que los pueblos procedentes de Europa empezaron a ejercer presión. Pero no solo eso, sino que fue el momento en el que tuvo lugar la huida del pueblo judío, encabezada por Moisés y Aarón.

Ramsés II falleció en el año 1213 antes de Cristo, cuando tenía 90 años. Muchos estudios creen que murió a causa de una infección sanguínea provocada por una carias. Tras su muerte, y con la subida al trono de uno de sus hijos, comenzó la decadencia del poder de Egipto.

También te puede interesar nuestro artículo sobre la construcción de las pirámides de Egipto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.