El teletrabajo puede cambiar las tendencias de urbanización

Coworking

El teletrabajo es una tendencia que viene a cambiar todas las previsiones de futuro. Desde hace varios años se alerta sobre la expansión del trabajo remoto y las implicaciones que esta tendrá para los colaboradores de las empresas y para el concepto de oficina. Sin embargo, algo que pocos tomaban en consideración es la forma en que afecta a la movilidad urbana y a la urbanización.

De hecho, más allá de los evidentes cambios acelerados ocasionados por la pandemia que obligó a millones de personas en todo el mundo a trabajar desde casa, se trata de una auténtica revolución en la política laboral de las grandes organizaciones que ya se podía prever durante los últimos años, desde la aparición de los coworking o espacios de trabajo compartidos.

Ahora, una tendencia que comienza a tomar fuerza es el coworking en casa. Se trata de instalaciones de trabajo dentro del propio hogar, diseñadas con todas las comodidades necesarias para un trabajo eficiente, eliminando casi por completo la necesidad de movilizarse fuera de casa, pero teniendo la posibilidad de contar con un espacio privado, alejado de la rutina cotidiana.

Cambios en el concepto de oficina

Hasta hace poco tiempo las oficinas eran simples espacios con objetivo funcional, pero la irrupción de las grandes empresas tecnológicas como Twitter, Google y Facebook, trajo consigo una completa revolución en la conceptualización de los espacios de trabajo, convirtiéndose en protagonistas las plantas diáfanas que integran espacios de recreación, cocina y descanso.

El siguiente paso fue la aparición del coworking, también conocido como oficinas colaborativas o espacios de trabajo compartido. Estas son oficinas completamente equipadas con todo lo que un trabajador autónomo puede requerir, las cuales favorecen el networking, lo cual es ideal para favorecer el crecimiento de los emprendedores y trabajadores autónomos.

El virus aceleró todo el proceso

La pandemia aceleró el proceso de abandonar las oficinas. El Home Office se convirtió en la forma de mantenerse trabajando sin tener que salir de casa, lo cual resulta beneficioso dentro del contexto actual, pero también supone una serie de limitaciones y problemas adicionales para un sector importante de la población.

El cambio se produjo de forma obligatoria y abrupta, sin transición o tiempo para la adaptación. Un gran porcentaje de los colaboradores no cuenta con espacio adecuado para realizar sus labores de trabajo en casa, teniendo que improvisar oficinas en condiciones que no resultan idóneas. De esta forma, es fácil ser interrumpidos por la rutina familiar, se tienen problemas de privacidad y se carece de mobiliario ergonómico, entre otras cosas.

¿Cuál sería la solución? Si piensas en trabajar desde el hogar de forma permanente, lo ideal sería acondicionar un espacio apropiado para que cumpla funciones de oficina. Este concepto ya es evidente en el mercado inmobiliario, siendo una tendencia en la urbanización la inclusión de un coworking dentro de los edificios y los nuevos espacios urbanos para trabajar en casa sin estar encerrado.

En medio de un nuevo estado de alarma, esta se presenta como la alternativa más adecuada para disminuir el riesgo de contagios y generar mayor bienestar para toda la familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.