Cuando el sol aprieta: El rendimiento de las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo

Instalaciones fotovoltaicas

Transformando la radiación en electricidad, el sol es una de las fuentes de energía renovables más populares en el mercado. Aunque sujeta a la variabilidad del clima, la energía fotovoltaica resulta ideal para ahorrar algo de dinero y contribuir a la necesaria sostenibilidad del planeta. Especialmente, durante los meses venideros de verano. Cuando el calor y la luz hagan también de su caricia una oportunidad para el autoconsumo. 

La naturaleza y sus recursos renovables

La naturaleza, además de una increíble fuente de inspiración para con muchos hitos del ser humano, es y será siempre un increíble recurso de energía. En un contexto donde el calentamiento global supone una amenaza, junto con todas las formas de contaminación que incesantemente subyugan al planeta, es el momento ideal para dar el paso y dirigirse hacia la energía renovable en favor de la sostenibilidad. Una medida coherente y acorde a las necesidades actuales y que, además, contribuye a devolver el mundo a su salubridad. Con ejemplos tan prácticos y potentes como lo es aprovechar la luz del sol para conseguir energía y, de paso, ahorrar dinero.

En esa línea, Geesol es una empresa referente en el sector de las instalaciones fotovoltaicas comprometida con el medioambiente. Ofreciendo todo tipo de instalaciones fotovoltaicas tanto de autoconsumo, para generar y consumir la propia energía del hogar, como en su variante aislada, dando luz a hogares sin acceso a la red. Del mismo modo, con soluciones para empresas e incluso aplicaciones de bombeo solar para riego. Pero independientemente de su fin, en estos meses de primavera, ya a las puertas de un verano que se vaticina caluroso y soleado, es un acierto atender a las ventajas de la energía solar y cómo sacar provecho de sus grandes beneficios.

¿Cómo funciona un panel fotovoltaico?

La energía renovable es aquella energía nacida de fuentes naturales y que el ser humano es capaz de transformar en energía útil. Siendo, además y a causa de su potencia energética o de su regeneración natural, un recurso inagotable al provenir mayoritariamente de las radiaciones del sol. No obstante, su repertorio es muy diverso e incluye variantes que van desde la energía undimotriz (proveniente de las olas), hasta la geotérmica (proveniente del calor de la Tierra). Pero si cabe recalcar una de ellas por su popularidad y aplicabilidad, esa es la energía solar. Especialmente obtenida mediante paneles fotovoltaicos que uno puede instalar en su propio hogar.

Paneles fotovoltaicos

La energía solar se obtiene mediante el uso de unas placas fotovoltaicas, también llamadas solares, que se instalan en un espacio rico en luz solar y cuyo objetivo es el de transformar la luz del sol en electricidad. En otras palabras, la composición a base de células fotovoltaicas del panel solar convierte los fotones de la radiación solar en electricidad. Tras el efecto de conversión fotovoltaica, la corriente continua (electricidad) se dirige hacia un inversor solar que la transforma en corriente alterna, empleada para suministrar dispositivos de 120 o 240 voltios. Con ello, si dicha electricidad convertida no fuera suficiente, la energía tomaría de la red eléctrica la parte necesaria y, consecuentemente, reduciendo el gasto.

Sin embargo, este tipo de energía es variable, dado que depende del clima y del tiempo que la luz incide en la superficie del panel para disponer de suficiente potencia. Y es por ese motivo que los meses venideros son cruciales para el rendimiento de la energía solar. Dado el mayor tiempo de exposición de a la luz, la placa solar podrá almacenar más energía y, por lo tanto, disponer de ésta durante más horas. Al mismo tiempo, pudiendo resultar en cúmulo de energía que pueda prolongarse incluso más días de lo previsto. Lo que permitiría, poco a poco y a la larga, evitar la opción de recurrir a la red eléctrica como fuente de energía complementaria.

La energía renovable en el mañana

El día de mañana precisará de la energía renovable para subsistir. Con la mayor parte de las fuentes de energía convencionales al borde del colapso, contribuidoras de una inminente contaminación colateral o incluso a causa de su subida de precio, la energía renovable es la mejor opción. Encontrando en los paneles solares una de las soluciones más versátiles y útiles para implantar la sostenibilidad tanto en el hogar, como en el recinto de una empresa. Cuidar de nuestro planeta es un deber que nos concierne a todos. Y nada mejor que la doble moneda de una mayor capacidad económica, ahorrando muchas facturas en hogares y empresas, y un optimizado rendimiento energético para sumarse al cambio.

El mundo prepara todavía un sinfín de cambios de corte catastrófico, pero el ingenio humano existe para interponerse a cualquier adversidad. Con ello, y cuando se agoten los recursos que ya hemos empleado durante demasiado tiempo, poniendo al fin los ojos en una realidad más sostenible, el incuestionable poder de la energía renovable será el timón que reconduzca nuestras vidas. Y es por ese motivo que las empresas como Geesol, que hacen de su labor también una lucha por la causa medioambiental, tomarán cada día más partido en el futuro que nos depara. Porque todo cambio precisa de un movimiento certero en el tablero que finalice con el jaque mate de gracia contra el terror de los errores cometidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.