¿Cómo funciona la hipnoterapia y cuáles son sus beneficios?

Hipnoterapia

La hipnosis clínica es una técnica que utiliza un estado alterado de la conciencia durante el cual el profesional de la salud tiene la posibilidad de sugerir cambios de sensaciones, pensamientos, percepciones y comportamientos. De esta forma, se ha convertido en una herramienta ideal para potenciar tratamientos médicos, psicológicos y psiquiátricos.

No obstante, son muchas las personas que se muestran renuentes a la hora de considerar a la hipnosis como una alternativa de tratamiento psicológico, lo cual se debe principalmente a conceptos erróneos y prejuicios adoptados a partir del enfoque que se le ha dado a la hipnosis en el cine y la televisión, relacionado con una expresión teatral guiada por ilusionistas.

Por supuesto, dentro del ámbito clínico el procedimiento es bastante diferente. La hipnoterapia aprovecha el estado hipnótico, que permite un cambio en la percepción y la memoria humana, así como un aumento considerable en la respuesta a la sugerencia, con el objetivo de controlar ciertas funciones que suelen ser involuntarias.

¿Cómo funciona la hipnoterapia?

La hipnosis como terapia psicológica se denomina hipnosis clínica, procedimiento con el cual el paciente consigue experimentar un estado de profunda relajación, al tiempo que su atención de enfoca en hacia las emociones y sensaciones internas, así como las sugerencias hechas por el terapeuta, que tienen por objetivo la corrección de hábitos.

Al contrario de la creencia popular, la hipnosis no se refiere a un sueño profundo durante el cual la persona pierde el control, la voluntad o la consciencia. En realidad, se induce al paciente a un estado psicológico denominado trance, referente a un estado mejorado de la consciencia donde el paciente tiene una mayor capacidad para concentrarse en la guía del terapeuta.

El trance se convierte entonces en un desinhibidor emocional que favorece la sugestión. Se utiliza para inducir cambios en los procesos cognitivos, conductuales, emocionales y fisiológicos del paciente. Dichas sugestiones serán realizadas hasta el punto en que el paciente lo considere cómodo o correcto, pudiendo finalizar el procedimiento en cualquier momento.

La hipnoterapia puede ser utilizada de dos formas:

  1. Como terapia sugestiva. En este caso, el estado hipnótico del paciente tiene la capacidad de responder de mejor manera a las sugestiones realizadas por el profesional.
  2. Como forma de análisis. Se aprovecha el estado de relajación alcanzado para indagar en la memoria y el subconsciente, intentando descubrir la raíz de los desórdenes o síntomas del paciente.

¿Cuáles son los beneficios de la hipnoterapia?

La hipnoterapia ha demostrado efectividad en el tratamiento de trastornos del estado de ánimo, tales como ataques de pánico, fobias específicas, trastorno post-traumático, trastorno obsesivo-compulsivo, episodios de estrés, ansiedad y colabora en el tratamiento de adicciones al alcohol, tabaco y otras sustancias. La lista de beneficios de la hipnosis clínica incluye lo siguiente:

  • Alcanzar mayor nivel de control sobre la vida, colaborando en la superación de obstáculos de la vida cotidiana y permitiendo que el paciente consiga alcanzar sus metas de una forma natural, sin bloqueos o limitaciones mentales.
  • Favorece el autoconocimiento, ya que el análisis profundo garantiza que las personas se conozcan mejor a sí mismas.
  • Permite encontrar soluciones creativas a cualquier problema que se presente, favoreciendo el pensamiento creativo.
  • Ayuda a deshacerse de creencias limitantes y sustituirlas por creencias potenciadoras a través de la sugestión.
  • Útil para ayudar a conciliar el sueño y combatir el insomnio.
  • Favorece el desarrollo personal y colabora con el cambio de hábitos negativos para la salud.
  • Influye de forma positiva en el fortalecimiento de la autoestima, conflictos internos, autoconfianza, motivación y autorregulación.
  • Mejora la  capacidad de concentración en las actividades y enfoque en las metas.

Para garantizar excelentes resultados en la hipnoterapia, el experto además de dominar la hipnosis clínica, debe ser un profesional de la salud, especialista en terapia psicológica. Es necesario evitar el intrusismo profesional, ya que la hipnosis no es una herramienta que pueda ser utilizada con éxito de manera aislada, sino al ser integrada con la psicoterapia.

Precauciones a considerar

La hipnoterapia plantea pocos riesgos en caso de utilizarse en personas mentalmente saludables, no así en casos de pacientes con grados severos de depresión, narcisistas, esquizofrénicos, etc. En estos casos, la hipnosis es una técnica desaconsejable.

Es esencial para el éxito de esta herramienta que el paciente pueda elegir un profesional cualificado, con licencia y formación específica en técnicas de hipnosis, siempre previa evaluación médica, especialmente cuando se utilice para el tratamiento de dolores crónicos de cualquier tipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.