¿Gas butano o gas natural?

Gas butano o gas natural

El gas es un servicio fundamental en el hogar. Para cocinar y mantener la calefacción en funcionamiento es algo que no puede faltar. Desde hace muchos años el gas butano llegó para dar solución a estas necesidades, pero el paso de los años ha permitido tener a nuestra disposición un sistema de distribución que presenta nuevas ventajas y formas de adquisición.

El impacto que tiene la sustitución del gas butano por el gas natural se percibe positivo sobre el ambiente, la salud e incluso el bolsillo. Para conocer más acerca de estas formas de energía y las ventajas del uso del gas natural sigue leyendo lo que se describe a continuación.

Gas natural: por el ambiente, la salud y la comodidad

 Este hidrocarburo se origina de la combinación de gases ligeros y naturales. Su origen hace que su impacto en los ambientes sea menor y reduce los gases que producen el efecto invernadero y su forma de combustión es más segura y limpia por lo que no causa lluvia ácida.

El uso de gas natural es mucho más cómodo que el de butano. En primer lugar, no se requiere de un espacio físico para colocar una bombona. Este gas llega hasta casa por medio de un sistema de tuberías que hace que las posibilidades de fugas sean mínimas, casi improbables.

Gas natural por el ambiente la salud y la comodidad

Aunque se requiere de una instalación especializada, la operación es muy sencilla y ya muchas viviendas y apartamentos vienen con la instalación ya integrada.

La cantidad de compañías de gas en España es muy variada y ha crecido en los últimos años. Vamos a ver las principales ventajas y factores a tener en cuenta para decidirnos por utilizar gas natural en nuestra vivienda.

Precios y formas de pago

El precio es una ventaja importante del uso de este gas, ya que es más económico y estable que el de las bombonas.

Y además dispone de diferentes formas de pago. Por ejemplo, se pueden establecer diferentes tarifas y planes de pago:

  • planes de pago con tarifa fija.
  • un plan de tarifa variable para pagar de acuerdo al consumo exacto que se realiza en el mes.
  • una última alternativa es el plan de tarifa mini ideal para esas viviendas con poco uso, a donde se va solo de vacaciones o no se visitan constantemente, pero, cuando se hace, es imprescindible el uso del gas.

Regularidad y constancia

Las tareas a las que le da vida el gas son muy importantes: la calefacción para mantener un ambiente confortable en cada habitación, el agua caliente para la comodidad en el aseo diario personal y de la vivienda, y por supuesto, la cocina.

Por lo tanto, es necesaria la garantía de un servicio constante, aspecto que se logra con la instalación de gas natural. Evitamos la desagradable sorpresa de que se termine la bombona de butano y no tengamos otra.

El suministro de gas es constante, por medio de tuberías que están siempre en revisión y mantenimiento para evitar averías o fugas.

Encontrar el mejor suministro doméstico

Toda vivienda moderna necesita la provisión de energía en alguna de sus formas transmisibles. Para calefacción y cocción, el gas, y para todo lo demás es casi imprescindible la energía eléctrica.

Son muchas las empresas de gas en España como también las de distribución de electricidad, y Factorenergía fue la primera compañía en abrir sus puertas cuando este mercado liberalizó. La experiencia es una las cualidades más importantes en este tipo de compañía, pues garantiza honestidad en la emisión de facturas, atención y compromiso con los usuarios y el medio ambiente.

Consumo de energía

No en todas las viviendas se consume el mismo nivel de electricidad, pues este depende significativamente de las dinámicas de casa, por ejemplo, el tipo de vivienda, los equipos de uso constante, la edad y hábitos de los que allí viven, e incluso del clima.

Todas estas variables son necesarias para calcular el gasto energético de una vivienda. Saber en qué se gasta mayor energía permite modificar rutinas a fin de ahorrar electricidad y con ello dinero en las facturas.

Según algunas estadísticas, el mayor gasto de electricidad se produce por calentadores de agua, seguido de la refrigeración e iluminación, mientras que la cocina y tareas de lavandería son actividades del hogar relevante pero de menor consumo.

Las compañías de suministros de energía doméstica con mayor experiencia ofrecen porcentajes de descuentos, así que disponer del suministro de gas y de electricidad con una misma compañía puede traducirse en un ahorro significativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.