Divorcio express: la mejor forma de divorcio

Divorcio express

El divorcio es una etapa complicada y dolorosa que muchas parejas deben transitar. Es, en esos momentos, en donde se hace más necesario que ambas partes cuenten con la asesoría de un abogado especializado en el tema, puesto que un servicio profesional es clave para llegar a acuerdos que beneficien a las dos partes involucradas y más aún si hay hijos en común.

Existen diferentes tipos de divorcio, pero sin duda alguna, el de mutuo acuerdo también conocido como divorcio express es el más recomendado. ¿Las razones? Las partes involucradas resuelven el problema más rápido, lo que les permite seguir con sus vidas y al mismo tiempo gastan menos dinero. Para ello, por supuesto, es indispensable contar con unos buenos abogados divorcio Madrid, como es el caso de Saverio Abogados, quienes llevan el proceso de divorcio como si fuera propio y siempre buscan el consenso entre las dos partes.

¿Cuáles son los diferentes tipos de divorcio?

Hay diferentes tipos de divorcio, siendo los de mutuo acuerdo, como comentamos anteriormente, los más recomendables por cuestiones de tiempo, dinero y también para preservar la salud emocional de los involucrados. Javier Márquez, es abogado especialista en Derecho de Familia, y CEO y fundador de Saverio Abogados. 

Se muestra bastante claro en su opinión sobre el mejor tipo de divorcio. “La mejor opción es el divorcio amistoso o de mutuo acuerdo, por las innumerables ventajas personales y económicas que conlleva para toda la familia. Además, en nuestra experiencia como abogados de familia, sabemos que actuando de buena fe, se consiguen los mejores acuerdos y soluciones. Llevarse bien, mantener un ambiente cordial entre los padres, es lo mejor para los hijos en común”, explica el letrado.  

A continuación, las formas de divorcios más comunes:

Divorcio de mutuo acuerdo

El divorcio de mutuo acuerdo proporciona innumerables ventajas a las partes involucradas, tanto a nivel personal como económico. Llegar a acuerdos de forma amistosa es sinónimo de una solución y resolución mucho más rápida.

Este tipo de divorcio es recomendado bajo cualquier circunstancia, pero muy especialmente cuando hay hijos involucrados, puesto que un ambiente de cordialidad y conciliación hará mucho más fácil para ellos ese proceso de transición.

Para proceder con el divorcio de mutuo acuerdo, es necesario que la pareja cumpla con tres requisitos básicos: estar legalmente casados, tener como mínimo tres meses de casados y presentar un convenio regulador.

El convenio regulador es un documento en donde se reflejan los acuerdos de las dos partes. Este convenio es el que regulará la nueva situación familiar y en el mismo se determinan aspectos como la custodia de los hijos, la atribución del uso de la vivienda familiar, el régimen de visitas, medios para establecer comunicación, pensión compensatoria, entre muchos otros aspectos.

Divorcio contencioso

El divorcio contencioso es la opción a seguir cuando la pareja no llega a un acuerdo. A diferencia del anterior, el divorcio contencioso se celebra en los juzgados, por lo que lleva mucho más tiempo llegar a una resolución del conflicto y, en muchas ocasiones, la sentencia dictada por el Juez no siempre responde a los intereses de los cónyuges.

Este tipo de divorcio tarda mucho más que el de mutuo acuerdo y requiere de una mayor inversión, sin contar con el desgaste emocional de las partes involucradas. En este caso, como no hay un convenio regulador, el demandante presenta una serie de requerimientos y medidas en la demanda del divorcio.

Como la decisión no la toman los cónyuges, sino el Juez, esto puede generar problemas por no estar de acuerdo con aspectos como el uso de la vivienda, tipo de custodia, repartición de bienes, entre muchos otros.

¿Cuál es el mejor tipo de divorcio?

Definitivamente, y como apuntaba el letrado de Saverio Abogados, el mejor tipo de divorcio es el de mutuo acuerdo y las razones son más que evidentes, comenzando por el hecho de que los cónyuges tienen control sobre algunas decisiones básicas, como es el caso del régimen de convivencia, repartición de bienes, entre otros.

El divorcio de mutuo acuerdo es mejor por las siguientes razones:

  • Las partes tienen control sobre las decisiones
  • La resolución es mucha más rápida
  • Los gastos judiciales son menos elevados
  • Se reducen los costos emocionales, tanto para los cónyuges como para los hijos involucrados

El divorcio es una etapa complicada que puede ser mucho más llevadera si las partes involucradas logran acuerdos y para ello es importante contar con la asesoría de abogados expertos en el área que les provean a sus clientes toda la ayuda que necesitan para generar un buen convenio regulador con el que ambos estén plenamente de acuerdo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.