La importancia de la desparasitación para mantener sana a tu mascota

Mantener sana a tu mascota

Si tienes un animal de compañía y quieres evitar problemas de parásitos, ha llegado el momento de informarte sobre qué debes hacer para que tus peludos estén en plena forma y no contagien a las personas de su alrededor mediante zoonosis.

Las mascotas alegran nuestras vidas, a cambio, merecen los mejores cuidados. Y para evitar uno de los problemas más frecuentes, los temidos parásitos, debes tomar una serie de medidas que te ayuden a prevenir la llegada de estos peligrosos organismos. Pero no te preocupes, que si sabes cómo, descubrirás que es más sencillo de lo que parece.

Contenido

Los mejores cuidados para tu perro

No hay duda de quienes son unos de los animales de compañía por excelencia, fieles y serviciales, por algo son conocidos como los mejores amigos del hombre. Debido a que pasan tiempo tanto fuera como dentro de casa, y rodeados de otros animales y humanos, por lo que será esencial que cuides especialmente la desparasitación interna en perros.

Normalmente esta técnica se centra en los parásitos externos más comunes, como puedan ser las pulgas o las garrapatas, pero también se debería ofrecer protección interna contra gusanos u otros parásitos. De esta forma, además de cuidar a tu querido peludo, podrás mantener a salvo al resto de tu familia, ya que algunas de estas enfermedades son de carácter zoonótico o, lo que es lo mismo, transmisibles a personas.

Cuidados para tu perro

Este último punto es especialmente importante si tienes niños pequeños, ya que son quienes presentan un riesgo mucho más alto de contraer enfermedades zoonóticas debido a que su sistema inmunitario no está tan preparado ante estas amenazas. Además, algunas de estas enfermedades se contagian con mucha facilidad, pues tu mascota puede contaminar su entorno cercano.

Una vez ha quedado clara la importancia de la desparasitación, es momento de preguntarte cuáles son las características de tu perro, ya que en función de su edad, raza, estilo de vida y lugar de residencia, será más adecuado un método u otro. Eso sí, para asegurarte de que sea efectiva, lo mejor sería optar por una protección mensual que asegure la defensa frente a los parásitos externos e internos.

No descuides las necesidades de tu gato

Es habitual que, cuando se habla de desparasitación, el foco se haga sobre los perros, dejando de lado a otra de las mascotas más comunes en la actualidad: los gatos. Pero, ojo, ya que los felinos también requieren de cuidados para evitar las enfermedades. Te explicamos los motivos por los que desparasitar gatos es igual de relevante.

Para empezar, alrededor del 50% de los gatos domésticos sufren de parásitos, debido a que la protección frente a estas amenazas suele pasarse por alto por parte de muchos de sus dueños. Y es que estos animales tienen una alta tasa de riesgo debido a su comportamiento, ya que pueden verse afectados por parásitos externos en su pelaje, pero también de aquellos internos que infectan el sistema digestivo.

El problema es que los parásitos se esconden a simple vista, por ejemplo, los animales como roedores o las lagartijas los transmiten si son ingeridos, mientras que los insectos pueden transmitirlos mediante su picadura. Y, si a tu minino le encanta cazar mosquitos, podría contraer el peligrosísimo gusano del corazón, unos parásitos que desgraciadamente han aumentado como consecuencia del cambio climático.

¿La solución? Ya tengas un gato 100% casero o uno explorador que sale a la calle, para curarse en salud, se aconseja el mismo método que en los perros, una desparasitación mensual que sea doble, y que en una única aplicación, queden protegidos de los parásitos externos e internos.

Más allá de esto, no olvides tomar medidas dentro de tu propio hogar, por ejemplo, cuida la higiene de tu casa, y en especial, la del entorno de tu mascota. Además, ten cuidado si tus animales salen a la calle, ya que allí tienen más posibilidades de infectarse, en especial si comen algo contaminado. Y, sobre todo, ante cualquier señal de alarma, acude sin dudarlo a tu veterinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.