Consejos para contratar un detective privado

Contratar un detective privado

Los investigadores privados suelen ser útiles en una gran cantidad de ocasiones, pero resultan indispensables cuando es necesario presentar un caso o alguna reclamación ante tribunales. Entre sus funciones se incluye el ayudar a encontrar información sobre el paradero de los testigos, a través de la investigación y vigilancia.

Por supuesto, se requieren profesionales con la suficiente experiencia y conocimiento de las técnicas para obtener la información deseada. Los detectives privados suelen tener destacadas habilidades para realizar investigaciones personales y de negocios, e incluso conocimientos legales para evitar cualquier violación a las leyes de privacidad. En el siguiente enlace se puede ver un ejemplo de una agencia profesional: detectives privados murcia.

La mayor parte de las personas piensa que nunca va a necesitar esta clase de servicios, pero la realidad nos demuestra que cada vez son más requeridos. Dada la importancia y trascendencia del trabajo de un detective privado, es necesario seguir algunos consejos para su contratación.

Verifica que posea su Tarjeta de Identidad Profesional (TIP)

El TIP es un tipo de certificado que acredita al poseedor para realizar actividades relacionadas con vigilancia, seguridad privada e investigación en el territorio nacional. La autorización es expedida por la Dirección General de la Policía y con capacitación del Ministerio del Interior. Este documento es necesario para evitar caer en manos de detectives poco cualificados.

Contrata a profesionales con buena reputación

Considerando la amplia oferta de detectives privados, es complicado elegir el más adecuado. Sin embargo, una de las formas idóneas de tomar la decisión correcta es analizando la reputación de la empresa, solicitando recomendaciones y midiendo su trayectoria en el sector. Recordemos que son profesionales que estarán manejando información confidencial y deben generar confianza.

No confíes siempre en la primera oferta

Se recomienda analizar las propuestas de servicio en diferentes empresas, solicitar diferentes presupuestos y, en función de la información suministrada, seleccionar la alternativa que resulte más fiable y completa. Es fundamental que, como cliente, puedas sentir la confianza de haber tomado la decisión correcta en la selección de un detective privado para llevar a cabo tu investigación.

Que tu abogado coordine la investigación

En principio, los clientes pueden tener una idea general respecto a lo que necesitan, pero es el abogado quien puede establecer las bases de la investigación según los requerimientos legales de la demanda o el caso que se encuentra en curso. Esta sinergia entre el abogado y el investigador es crucial para obtener decisiones judiciales favorables.

No te centres en el precio

Por supuesto, se trata de una inversión importante y buscamos que el servicio resulte lo más económico posible. No obstante, centrarse en el precio del servicio en lugar de apreciar la calidad del mismo sería un error grave que podría retrasar el curso de las acciones legales. Considera más aquellas empresas de investigación privada que ofrezcan una relación favorable coste-beneficio.

Permite un asesoramiento integral 

Toma en cuenta que, al contratar un detective privado, también estarás contratado todo un conjunto de vivencias, experiencias y conocimiento profesional de gran valor para el proceso de investigación que se avecina. Una vez planteadas las necesidades y objetivos de la investigación, permite que el detective te ofrezca asesoría sobre los mejores recursos para sacar adelante el proceso.

Evitar complicaciones legales con las investigaciones

Una de las razones principales por las que tomar en serio las recomendaciones anteriores serían las complicaciones legales que podrían llegar a surgir en caso de que el detective, por falta de experiencia profesional o conocimientos, pueda cometer irregularidades, como violaciones de las leyes de vigilancia, grabaciones ilegales, invasión de la privacidad de los investigados, etc.

Estos asuntos pueden tener efectos negativos sobre el curso de la investigación, entorpeciendo el trabajo de los abogados en casos de demandas e, incluso, hacer que un caso sea desestimado por completo por falta de evidencia apropiada. Por estas razones, la elección de un detective privado es una tarea que debería realizarse teniendo mucho cuidado.

Ocasiones en las que se vuelven indispensables los servicios de un detective privado

Las situaciones más comunes que pueden llevar a contratar a un detective privado, suelen ser las siguientes:

  • Sospecha de infidelidad, siendo un recurso legal y válido para la solicitud de divorcio. También para realizar pruebas de convivencia.
  • Personas perdidas y desaparecidas, usualmente centrado en la búsqueda de familiares cercanos y amistades.
  • Asuntos laborales como la certificación de condiciones precarias de un empleo, incumplimiento de contratos, despidos injustificados y también las bajas laborales fingidas por parte de los trabajadores, todo lo cual constituyen delitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.