Cómo reunificar deudas con la ley de segunda oportunidad

Cómo reunificar deudas con la ley de segunda oportunidad

Cuando las deudas se convierten en un problema importante, perjudican nuestra salud financiera y ponen en riesgo el patrimonio personal, es necesario tomar medidas correctivas de manera inmediata. En este caso, lo primero que deberíamos hacer es acudir a un asesor financiero profesional que nos indique la mejor forma de resolver el problema aprovechando las opciones disponibles.

La reunificación de deudas es una de estas alternativas. Reunificar deudas implica negociar con los bancos e instituciones financieras con las cuales mantenemos compromisos, con el objetivo de juntar todos los préstamos y créditos en uno solo, con la idea de que se reduzca el pago mensual y disminuya la cantidad de intereses, para lo cual se hipoteca una propiedad inmobiliaria.

Esto es posible gracias a la Ley de Segunda Oportunidad, la cual puede aplicarse a autónomos y profesionales, como también para empresas. Se trata de una iniciativa cuyo objetivo es lograr que las familias reduzcan su carga financiera, facilitando acuerdos extrajudiciales de pago en base a una garantía hipotecaria.

Resulta importante conocer el funcionamiento de la Ley de Segunda Oportunidad y los riesgos que conlleva el proceso de reunificación de deudas. Recordemos que si la persona no tiene los medios suficientes para afrontar los compromisos adquiridos, le será bastante difícil sobrevivir. Todo ello sin mencionar que, de incumplir los pagos, se estaría en riesgo de perder la propiedad inmobiliaria.

¿Cómo reunificar mis deudas con la Ley de Segunda Oportunidad?

La reunificación de deudas es una negociación que se desarrolla a través de una entidad financiera. En primer lugar, se debe analizar si el acuerdo es viable, siendo requisito principal que el deudor sea dueño de una propiedad inmobiliaria que pueda entregar en forma de garantía para asegurar el cobro total de la deuda en caso de caer en situación de impago.

Durante esta negociación se establecerán las condiciones para la devolución de la deuda, la cantidad de pagos a realizar, los intereses involucrados y otros asuntos. Se trata de un proceso bastante similar a la adquisición de un préstamo hipotecario, pero con condiciones iniciales ligeramente diferentes.

¿Es una buena idea optar por la reunificación de deudas?

Si una persona tiene capacidad de pago, pero se encuentra ahogada por deudas en diferentes entidades financieras, es una excelente idea optar por una reunificación. Sin embargo, es importante considerar los inconvenientes potenciales para poder tomar una decisión más acertada.

El beneficio principal de la reunificación de deudas es la organización de los pagos. Se genera un mayor control de las finanzas personales al tener todas las deudas consolidadas en un solo pago mensual. Esto permite controlar mejor el cronograma de pagos y evitar retrasos que terminan generando mayores intereses por morosidad.

Otro de los beneficios es que la suma total de las deudas consolidadas será mucho menor que los pagos individuales que se realizaban originalmente. Al tratarse de una deuda a largo plazo, se negocian intereses inferiores, por lo que el peso sobre la economía personal se vuelve mucho más fácil de manejar.

One thought on “Cómo reunificar deudas con la ley de segunda oportunidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.