Cómo embalar los electrodomésticos para una mudanza

Como embalar los electrodomesticos para una mudanza

El proceso de una mudanza es un poco complicado, sobre todo cuando no contamos con la experiencia suficiente para enfrentarnos a todas las tareas que supone el cambiarse de vivienda. Una de las labores que más problemas suele causar es el embalaje de todos los objetos del hogar, en especial los electrodomésticos.

Dado su alto coste, es necesario protegerlos adecuadamente para que lleguen al nuevo destino con total seguridad y sin ningún daño. En caso de mudanzas nacionales, puede resultar muy buena idea contar con la ayuda y asesoría de profesionales con la suficiente experiencia para ayudarnos a embalar adecuadamente los electrodomésticos antes de una mudanza.

Para evitar el estrés causado por estas tareas, los profesionales expertos de cada zona, por ejemplo de mudanzas en Cornellà, pueden ayudarte con todo el proceso de embalaje, solo tienes que consultar sobre este servicio adicional cuando solicites tu presupuesto.

No obstante, si quieres encargarte de todo por tu propia cuenta, te daremos una serie de consejos sencillos de seguir para que puedas empaquetar tus electrodomésticos de forma adecuada.

¿Cómo embalar el televisor?

Quizás uno de los electrodomésticos que más nos preocupan durante las mudanzas es el televisor. Lo fundamental será que se recojan todos los cables y se sujeten para que no se enreden. También sería conveniente que los protejas dentro de una bolsa de plástico.

Si no has guardado la caja y el material protector que traía originalmente, puedes utilizar una manta y posteriormente envolverlo con plástico de burbujas, ya que de esta manera consigues protección adicional.

Embalar los electrodomesticos

¿Cómo embalar el microondas?

Recuerda que el microondas suele disponer de un plato giratorio que se desprende con facilidad. Antes de guardarlo en la caja, tendrás que envolver el plato en tela o plástico de burbujas para asegurarte de que no se rompa en el transcurso del viaje.

¿Cómo se protege un refrigerador antes de una mudanza?

Dadas sus dimensiones, peso y características, el refrigerador es uno de los electrodomésticos que mayores complicaciones genera en una mudanza. Antes de trasladarlo a tu nueva casa, tendrás que vaciarlo por completo y mantenerlo desconectado al menos 48 horas antes de viaje.

Retira, limpia y envuelve en plástico de burbujas todos los compartimientos interiores, tal como cuando lo compraste. A continuación cubre el exterior con mantas para evitar que cualquier pequeño golpe pueda causar daños como arañazos y abolladuras.

Asegura las puertas de modo que no se abran en plena travesía y causen daños a otros objetos o al mismo artefacto. Una vez en tu nuevo hogar, necesitas dejar que el aparato descanse al menos 24 antes de volver a conectarlo. Esto se hace para que los fluidos interiores se estabilicen y funcione sin desperfectos.

¿Cómo preparar una lavadora para la mudanza?

Los consejos anteriores sirven perfectamente para proteger la lavadora (y también una secadora) antes de una mudanza. Debes asegurarte de que se encuentre completamente seca antes de cubrir el artefacto y no la utilices hasta 48 horas después que ha desembarcado en tu nuevo hogar. No olvides los cables, las mangueras y sus conexiones de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.