¿Por qué está aumentando el consumo de CBD?

Aumento del consumo de CBD

La popularidad del CBD (Cannabidiol) ha aumentado significativamente en los últimos años. El crecimiento del CBD se ha visto reflejado en industrias como la farmacéutica, la cosmética, los productos para la salud o el cuidado de la piel, aunque cada año más industrias están comenzando a utilizar el cannabidiol en sus productos. Según Cowen Group, banco de inversión independiente multinacional estadounidense, el mercado global de CBD alcanzará un valor de 16.000 millones de dólares en 2025. Pero, ¿por qué está aumentando tanto el consumo de CBD? A continuación, analizamos los factores que han impulsado la popularidad del CBD en los últimos años. 

Evidencia creciente de la eficacia del CBD

Durante mucho tiempo, la eficacia del CBD se basó en una evidencia anecdótica generada a partir de una pequeña muestra de estudios. Esto hizo que muchas personas vieran el aceite de CBD como un producto con pocos efectos en el cuerpo humano. Sin embargo, esto ha cambiado significativamente en los últimos años. Hoy en día, existe un creciente interés en la investigación del CBD. Unas investigaciones que han demostrado la eficacia de este compuesto natural de la planta de cannabis para abordar una amplia gama de problemas de salud.

El CBD se ha infiltrado en la sociedad como un tratamiento eficaz para una amplia gama de enfermedades. El aceite de CBD y el aceite de cáñamo son las presentaciones más frecuentes. Estos dos productos son derivados del cáñamo industrial, que es una variedad de la planta de cannabis criada de forma selectiva y con un bajo contenido de THC. Sin embargo, el CBD proviene principalmente de las flores de la planta de cáñamo, mientras que el aceite de cáñamo se elabora a partir de las semillas. El cannabidiol también se puede tomar con vaporizador, como ingrediente cosmético en cremas y pomadas, o incluso añadido a alimentos.

Usos y beneficios del aceite de semilla de cáñamo

Existe una creciente conciencia sobre los beneficios para la salud del aceite de semilla de cáñamo. En los últimos años, la evidencia científica ha demostrado que este compuesto natural de la planta de cannabis puede ser una opción para tratar diferentes tipos de dolor crónico. Un estudio del European Journal of Pain, el diario oficial de la Federación Europea del Dolor, mostró que, utilizando un modelo animal, el CBD aplicado en la piel podría ayudar a reducir el dolor y la inflamación derivados de la artritis, ya que tiene efectos analgésicos.

El aceite de semilla de cáñamo también se usa comúnmente para tratar la ansiedad y la depresión, ya que diversos estudios han demostrado que tiene efectos antidepresivos debido a su capacidad para actuar sobre los receptores de serotonina del cerebro que regulan el comportamiento social y los estados de ánimo. Además, también ayuda a conciliar el sueño a los pacientes que sufren insomnio, principalmente porque tiene el potencial de regular el ciclo sueño-vigilia. Otro de los aspectos más destacados del CBD es su efectividad en el tratamiento de algunos de los síndromes de epilepsia infantil más severos, como el síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut (LGS), que generalmente no responden a medicamentos anticonvulsivos. Numerosos estudios han señalado que el CBD puede reducir la cantidad de convulsiones y, en algunos casos, puede detenerlas por completo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.