A la ministra de Justicia, Dolores Delgado, se le acaba el tiempo

La ministra de justicia, Dolores Delgado, en la cuerda floja

A la ministra de Justicia se le acaba el tiempo en una frenética carrera de dimisiones del flamante gobierno de Pedro Sánchez. Una eventual dimisión obligada de Dolores Delgado por las grabaciones del excomisiario policial José Manuel Villarejo, se sumaría a las dimisiones en tiempo record de los ministros de Cultura y Sanidad.

Si bien el Gobierno de Sánchez muestra su “confianza plena” en Delgado, desde la oposición y Unidos Podemos se presiona para que dimita. “Quien se reúne con las cloacas de Interior tiene que abandonar la vida pública”, Dijo ayer Pablo Iglesias.

El Senado ha reprobado con la mayoría absoluta del PP a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, por “mentir” y por su relación con el excomisario José Manuel Villarejo, en prisión por el caso Tándem. A la iniciativa del PP en la cámara alta, se han sumado Ciudadanos, UPN y Foro Asturias con 149 votos a favor de la reprobación, 82 votos en contra (PSOE, Podemos, PNV y Compromís) y 7 abstenciones, de las formaciones independentistas catalanas. La ministra Delgado se mostró desafiante en la interpelaciones con el PP y acabó perdiendo los papeles y visiblemente nerviosa en transcurso del pleno del Senado.

Delgado se encuentra acorralada por las evidencias. Moncloa.com hizo públicos nuevos audios de la comida que mantuvo junto al juez Baltasar Garzón con Villarejo en 2009. Cabe recordar que la ministra de Justicia había negado hasta la saciedad conocer al excomisario y haber llamado “maricón” al actual ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Ayer durante el pleno del Senado ambos ministros se saludaros para las cámara y nada más. Grande-Marlaska declaró que no se sentía ofendido por la descalificación homófoga de Delgado.

Los audios de la ministra Delgado

«Marlaska es un maricón». «¿Puedo contar lo de este?». Delgado pregunta al juez Garzón en la comida con el excomisario Villarejo. Tras el sí, Ella dice: «un maricón». «¿Quién?», pregunta Villarejo. «Marlaska», dice Dolores Delgado.

«A mí dame un tribunal de tíos». «Mira, te voy a decir una cosa, a mí que me den tribunal de hombres, de tías no quiero. Y no me llevo mal con las tías, pero de tíos sé perfectamente por dónde van. Y cada gesto, cada cosa…, por dónde va la historia».

«Es una nenaza».más tarde, Delgado vuelve a soltar otro comentario homófobo. «A mí me pasa lo mismo, a mi los tíos me gustan igual, tontitos nada. (…) Ha venido un tío a la Audiencia monísimo, para que lo vamos a negar, parece George Clooney, pero le pasa lo mismo, es una nenaza».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.