El Congreso aprueba la ‘Ley Celaá’ por la mínima y con bronca

Ley Celaa

La nueva ley (Lomloe) adopta de nuevo el apellido de la ministra autora -ley Celaá- y era aprobada ayer por el Congreso con la enmienda que aparta el castellano como lengua vehicular para consagrar la inmersión tal como han pactado ERC y el PSOE, con los recelos de JxCat, el PDeCAT y la CUP -se abstenerse, y la ira del PP, Vox y Cs, que irán al Tribunal Constitucional y en Europa para ganar el VAR de las togas todo lo perdido ayer. Un solo voto decidía el dictamen de la ley, que ahora va al Senado y que volverá al Congreso.

Aprobada la «ley Celaá» en el Congreso con solo un voto por encima de la mayoría absoluta, 177 votos a favor -al ser ley orgánica necesitaba los 176 de la mayoría absoluta y se imponía así a los 148 seleccionados y 17 abstenciones- es la metáfora de una ley que la derecha españolista abolirá si llega a La Moncloa y que divide el independentismo catalán a la hora de ver blindada la inmersión y de poner fin al castellano vehicular de la ley Wert. 

En el País Vasco también enfrenta el PNV (a favor) y Bildu (abstención). Tres minutos sosteniendo el grito de “libertad, libertad!” entre repiques al escaño fue la reacción de la derecha en el fin de la ley Wert. “Lamentablemente, el PP, Vox y Cs han autoexcluido. Ninguna eliminación del castellano, está garantizado “, dijo la ministra Isabel Celaá.

Los puntos más más controvertidos de la «ley Celaá» son; el castellano, en manos de la Generalitat; Ataque a la concertada: adiós a la demanda social; Se devalúa la asignatura de Religión; Bachillerato con una asignatura suspensa; las comunidades podrán modificar su normativa sobre la admisión de alumnos; Educación afectivo-sexual; Se eliminan los itinerarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.