Qué tipo de carretillas se adaptan mejor según las necesidades de tu empresa

Almacen

El buen desarrollo de la producción en un almacén requiere de las mejores herramientas, sobre todo cuando se trata del transporte de materiales. En ese sentido, destaca la Carretilla elevadora como el instrumento ideal para realizar la tarea de carga y descarga en sus diferentes formatos, porque cada estilo de trabajo requiere de una máquina determinada.

Las carretillas elevadoras manuales se utilizan para acciones sencillas de carga y descarga, especialmente para pedidos diarios que requieren de un proceso ágil y dinámico. No requieren de una conexión a la luz, por lo que el gasto es nulo, más allá de la adquisición de la máquina. Su mantenimiento también tiene un coste muy reducido. Está ideada para el sector minorista. Al igual que la carretilla transpaleta de tijeras, que presenta una forma diferente al formato estándar. Presenta un cilindro más alto, por lo que la elevación es mayor y permite así alcanzar zonas altas.

El componente eléctrico ha entrado con fuerza en este sector, como se aprecia en las transpaletas eléctricas, un formato elegido para dar más impulso al modelo manual. Mejora la productividad y su variedad responde a un amplio ratio de criterios en cuanto a intensidad, distancia o carga. También en la gama eléctrica de las carretillas están los apiladores, una herramienta cuyo uso se centra principalmente en la carga y descarga de mercancías sobre palés y que, a diferencia de las transpaletas eléctricas, permite elevar mercancías a las estanterías. Es una práctica muy habitual en los almacenes de pequeño y mediano tamaño; por lo que la presencia de está máquina es cada vez más habitual.

Carretillas retráctiles y contrapesadas

Las carretillas retráctiles ofrecen muchas posibilidades porque trabajan en transportes horizontales así como para el apilamiento en espacios interiores. Destacan por su funcionalidad y capacidad de adaptación, ya que ofrecen un buen rendimiento tanto en zonas grandes como en pasillos estrechos. Su largo alcance y la estabilidad permite a estas máquinas alcanzar puntos muy elevados, que en algunas ocasiones superan los once metros de altura. La firma Toyota ha ganado protagonismo en el sector de las carretillas retráctiles, con una tecnología que mejora las posibilidades del conductor, especialmente si trabaja en altura.

Quien tenga que realizar trabajos pesados y al aire libre puede elegir entre las carretillas contrapesadas, también conocidas como toros. Su capacidad de carga llega a los 8.000 kilos mientras que este tipo alcanza los 7 metros de altura, por lo que resulta de gran utilidad para la manipulación de materiales de alta intensidad. Su potencia en las acciones de frenado y aceleración permite hacer frente a las cambiantes condiciones climatológicas que se suceden a lo largo del año.

Sin conductor

Se está hablando mucho de coches sin conductor y esta línea ya lleva en el sector de las carretillas desde hace años. El modelo automatizado funciona sin una persona subida a ella.

La clave de su funcionamiento es la programación de sus labores, de manera que la máquina asimila todo lo qué tiene que hacer. El resultado es muy bueno y este modelo ha ganado presencia en sistemas de producción repetitivos; así como en empresas de transporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.