La historia de Starbucks y Howard Schultz

Starbucks y Howard Schultz

El CEO de Starbucks no tuvo ni de lejos una vida fácil, pues creció en el seno de una familia de clase media baja en Brooklyn y lo largo de su vida se enfrentó a una serie de duras dificultades que, no obstante, le permitieron superarse y adquirir un actitud caracterizada por la búsqueda incansable de la consecución de sus objetivos.

Una inspiración para el emprendimiento

Hoy en día, Starbucks es una de las franquicias de mayor rentabilidad del mercado, la cual tiene repartidos cerca de 25.000 locales alrededor de los 5 continentes y que ha cosechado este año un gran éxito, ya que han abierto su primera tienda en Milán, conquistando a los consumidores del mercado italiano, el cual ya se conoce como un gran exigente en cuanto a café se refiere.

Howard Schultz empezó trabajando en la compañía Hammarplast dedicada a la venta de máquinas cafeteras tanto en Estados Unidos como en Europa. Sus habilidades y capacidades que le permitieron ascender hasta puestos más altos en la empresa hasta convertirse en el director de ventas.

Starbucks
Tienda Starbucks. Imagen de Pixabay.

Es aquí donde empieza la historia entre Schultz y Starbucks, puesto que fue desde su puesto que se dio cuenta de que la mayoría de las ventas se hacía en una tienda de café de Seattle llamada Starbucks Coffee Tea and Spice Company, lo que le llamó la atención y le motivó para acercarse.

Era en 1981 y, según el propio Schultz, su visita a aquella compañía fue amor a primera vista, ya que nunca antes había probado una taza de café tan bueno. Al conocer a los dueños, se dio cuenta de que ese era el tipo de negocio que había estado buscando toda su vida. De esta manera, al año siguiente fue contratado como director de ventas minoristas de Starbucks y empezó a pensar en todas las maneras posibles de mejorar la empresa, hacerla crecer y acercarla a un mayor número de consumidores.

Una filosofía de negocio diferente

Si hay algo que podemos destacar de Starbucks es su filosofía de negocios, ya que fue una manera revolucionaria de crear cafeterías que se centraran sobre todo en la experiencia satisfactoria del cliente. Desde que Schultz empezó a trabajar en la compañía, buscaba las formas de innovar y para ello viajó a Milán, donde se dio cuenta de que ofrecían muchas variedades de café en un mismo sitio, idea que quiso implantar en la compañía.

Schultz quería que los clientes pudieran tener más decisión en el café que querían tomar, sin embargo, sus ideas para Starbucks no convencieron a sus dueños de entonces. No obstante, Schultz no se rindió aquí, puesto que poco tiempo después tuvo la capacidad de adquirir la compañía por 3,8 millones de dólares gracias a encontrar a las personas adecuadas para la inversión.

Schultz quería crear desde el primer momento una marca fuerte y conocida en todo el mundo y, desde el primer momento, el éxito de esta ha sido imparable y Starbucks está presente hoy en todo el mundo y con unos ingresos de aproximadamente 16 mil millones de dólares anuales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.