La soldadura láser, eficiencia e innovación para una mayor productividad en las industrias

La soldadura láser

La tecnología de soldadura por láser ha demostrado ser bastante eficiente en cuanto a la agilización de los procesos de fabricación y producción se refiere. Los cortes y las uniones rápidas, limpias y sin defecto, han sido de gran ayuda para las industrias, convirtiéndose en un método que permite producir más.

En el sector industrial, la innovación está a la orden del día, son muchos los avances tecnológicos que se han producido dentro de este ámbito durante los últimos años, los cuales han aumentado la productividad y han permitido crear tecnologías todavía más avanzadas.

En este sentido, la soldadura laser es uno de los más grandes ejemplos, es una técnica para soldar novedosa y avanzada, que ha demostrado ser mucho más eficiente que las ya existentes.

No por nada es una modalidad de soldadura utilizada en una gran variedad de industrias, desde la aeroespacial hasta la industria joyera, entre muchas otras. Utilizando el láser se puede obtener mayor precisión, velocidad y versatilidad a la hora de soldar y cortar, además, la penetración que se genera con este método es más profunda, lo cual se traduce en un trabajo con un mejor acabado.

Las máquinas que utilizan el método de soldadura láser han demostrado ser las ideales para cualquier tipo de sector industrial. Después de todo, con ellas se pueden cortar y soldar una gran cantidad de materiales, lo cual las dota de una versatilidad aumentada.

Una soldadura eficiente e innovadora

La tecnología del láser es relativamente reciente, sin embargo, su concepto tiene ya bastantes años. Fue el mismísimo Albert Einstein quien teorizó sobre la emisión estimulada, la cual años después, se convirtió en el principio básico de la tecnología láser.

Años después, más concretamente en el año 1967, el Dr. Peter Houldcroft realizó un experimento titulado Gas Jet Laser Cutting, el cual fue pionero en el uso del láser para la función de corte y soldadura. Este doctor realizó un experimento con un rayo láser de CO2 concentrado, usando como combustible un gas asistido por oxígeno.

Al ser una prueba exitosa, el experimento se llevó al campo industrial y el método evolucionó hasta llegar al punto en el que está hoy en día. En la actualidad, se pueden encontrar muchas maquinas de soldar por laser en el mercado, cada una con propósitos diferentes y con una funcionalidad específica.

Sin embargo, la mayoría de estas máquinas tienen un funcionamiento similar. Los aparatos utilizan la energía de un láser para unir dos superficies trabajadas, mediante un proceso de fundido. Técnicamente, lo que ocurre es que el láser altera los electrones de los dos materiales, rompiendo los enlaces de los átomos y derritiendo las superficies, lo cual se traduce en su unión.

Las máquinas cuentan con una especie de boquilla que suministra gas concentrado, comúnmente siendo el CO2. De tal manera que la soldadura puede producirse sin ningún tipo de daño o agujeros, evitando defectos y optimizando el resultado obtenido.

Prácticamente cualquier material que se pueda soldar con la soldadura tradicional, también se puede unir mediante láser. El metal, el aluminio, el acero, el níquel y hasta el plástico, son compatibles con este novedoso método, pues sus características le permiten soldar materiales, que de otro modo podrían ser muy difíciles de unir. Sin embargo, dependerá del modelo de máquina soldadora específica y de sus capacidades.

Además, todos los tipos de uniones que se pueden realizar con otras soldaduras se pueden realizar con láser. La soldadura a tope, la traslape, la de tipo borde a borde o la superpuesta, pueden realizarse con total facilidad con la tecnología láser, obteniendo incluso mayor velocidad y una penetración más profunda (5 mm, frente a los 1,5 mm de la soldadura tradicional).

Vale la pena destacar que las máquinas de soldar con láser tienen una mayor facilidad de uso. Su utilización intuitiva y su gran precisión permiten que hasta un soldador novato pueda realizar un trabajo con un acabado limpio y detallado. En este sentido, el usuario no debe tener mucha experiencia para usar la máquina con eficiencia.

Ventajas de la soldadura por láser

La tecnología de soldadura por láser poco a poco se ha convertido en la más utilizada en las fábricas e industrias, esto se debe a la gran cantidad de ventajas que ofrece frente a los métodos tradicionales, que se han quedado obsoletos.

Uno de sus mayores beneficios es la alta velocidad de soldadura que se obtiene. Las máquinas de soldar por láser permiten aumentar la productividad, cortando y soldando a un ritmo mucho más rápido.

Es una técnica con la que se consigue un acabado mucho más limpio. El láser emite una energía térmica mínima, siendo la suficiente para derretir el material, pero que permite concentrar y localizar el fundido en una área muy pequeña. En este sentido, la soldadura termina siendo más precisa.

Gracias a esto, se pueden evitar deformaciones y daños estructurales en las dos superficies unidas, además, como la energía transmitida es mucho menor, no se generan muchos humos y no se calientan los materiales, por lo que no se tiene que dejar enfriando, una vez completado el proceso. Esta ventaja también influye en la rapidez general del procedimiento.

La precisión del sistema también evita que se tengan que realizar rectificaciones entre pasadas. Gracias al láser se puede obtener una soldadura perfecta al primer intento, sin necesidad de pulir detalles. Además, permite unir dos superficies gruesas rápidamente, las cuales tardarían mucho tiempo mediante la soldadura tradicional.

Todas estas ventajas y beneficios terminan influyendo en el tiempo de trabajo, reduciéndolo al mínimo posible. La rapidez es un aspecto muy valioso dentro del ámbito industrial, y gracias a estas máquinas de soldar, es un aspecto que se puede optimizar al máximo.La tecnología punta y la innovación son los dos factores principales que han permitido la creación de estas máquinas, tan útiles en el panorama industrial actual. Gracias a las máquinas de soldar por láser se puede trabajar más rápido, evitar errores y producir más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.