¿Es la Prevención de Riesgos Laborales obligatoria?

Prevención de Riesgos Laborales

Todas las empresas y trabajadores autónomos tienen la obligación de conocer y comprender los riesgos a los que se encuentran expuestos los trabajadores, así como las maneras de evitarlos. Se trata de un derecho establecido en la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, normativa que busca lograr que la prevención de riesgos se vuelva parte vital de la compañía.

La actuación sobre potenciales riesgos laborales implica minimizar las causas de enfermedades profesionales y accidentes en el lugar de trabajo. Esto se logra desarrollando una cultura preventiva conjunta, involucrando a trabajadores y responsables de la empresa en temas como Seguridad en el Trabajo, Higiene Industrial, Psicosociología y Vigilancia de la Salud.

Para hacer más sencillo todo el proceso es necesario contar con el apoyo de empresas de prevención de riesgos como Euca, las cuales se especializan en el desarrollo de planes de prevención adaptados a las necesidades de cualquier tipo de negocio. Además, entre sus servicios puedes encontrar una amplia oferta de cursos formativos para el desarrollo de profesionales en el sector.

¿Cuáles son los derechos y obligaciones dispuestos en la ley de PRL?

Gestionar la prevención de riesgos laborales es un tema que debe ser asumido con seriedad por parte de las empresas de cualquier sector. Se trata de un proceso que implica una serie de derechos y obligaciones contemplados en la ley, para lo cual es buena idea contar con los Servicios PRL proporcionados por empresas especializadas en la prevención de riesgos laborales.

Según la ley, todo trabajador tiene el derecho de:

  • Conocer cuáles son los riesgos asociados a la actividad que realizará dentro de la empresa y conocer las medidas preventivas destinadas a reducir el nivel de riesgo al cual se encuentra expuesto.
  • Ser informado de los riesgos laborales presentes en el entorno laboral y las medidas tomadas por la empresa, así como el procedimiento de actuación en caso de emergencias.
  • Interrumpir las actividades y abandonar las instalaciones de trabajo cuando considere que se encuentra expuesto a un riesgo grave e inminente, capaz de afectar su integridad física.

La información sobre riesgos, así como la formación en asuntos de prevención debe ser garantizada por el empresario y completada a la hora de realizar la contratación, siempre organizada dentro del tiempo reglamentario de la jornada laboral y, en caso de hacerlo fuera del horario de trabajo, estas horas tendrán que descontarse de la jornada laboral.

En el caso de las empresas, existen las siguientes obligaciones:

  • Informar a los organismos competentes cada vez que se produce un accidente laboral, es decir, aquellos que ocurren dentro de los espacios de trabajo.
  • Informar a cada trabajador, colaborador o autónomo, sobre los riesgos asociados a la actividad que desempeñan dentro de la organización.
  • Informar de los riesgos de cada actividad a todas las partes involucradas, concurrentes en el área de trabajo.
  • Informar a los colaboradores sobre cualquier situación de emergencia que pueda afectar a su seguridad o atentar contra su integridad física.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.