Factoring para la solvencia de las empresas

Factoring empresas

Considerando que la liquidez es el combustible que las empresas requieren para funcionar, los mecanismos para obtener financiación adquieren vital importancia para la actividad de la mayoría de los negocios. El factoring se convierte en una herramienta útil para garantizar la obtención de liquidez y otros beneficios.

A continuación, conocerás qué es el factoring, cuales son los beneficios que puede ofrecer a las empresas y el procedimiento para acceder a este mecanismo de financiación.

¿Qué es el factoring y cómo funciona?

El factoring es un mecanismo de financiación a corto plazo que permite a las empresas traspasar el servicio de cobro futuro por los créditos y facturas existentes a su favor, obteniendo el desembolso del monto correspondiente a dichas operaciones de forma anticipada, pero con un porcentaje de descuento.

La empresa en cuestión recibirá un adelanto de las cuentas por cobrar. Dicho adelanto puede variar entre una institución y otra, rondando el 80% y el 90%. Tras este desembolso, la empresa de factoring será la responsable del proceso de cobro de la factura del cliente. Cuando el cliente paga por completo, se transfiere a la empresa el saldo pendiente restando comisiones e intereses.

Beneficios del factoring

Esta modalidad de financiación a corto plazo supone una serie de beneficios interesantes, siempre que se utilice con las medidas de precaución que corresponden a cualquier forma de endeudamiento. La lista de beneficios obtenidos por el factoring incluye lo siguiente:

Permite obtener liquidez de forma inmediata

Cuando la empresa tiene necesidad de obtener liquidez en base a facturas cuyos pagos ya están garantizados, puede recurrir al factoring y conseguir casi la totalidad del monto de dicha factura desde el momento en que es emitida. Incluso con la comisión asociada al servicio, es una forma atractiva de financiar determinados gastos en una pyme en plena actividad.

No se incurre en deuda ante el sistema financiero

Debido a que no se trata de un préstamo, no se estará incurriendo en deudas ante el sistema financiero. Se trata de un intercambio de derechos de cobro, no de un préstamo, así que tampoco incluye en la capacidad de endeudamiento dentro de un estudio de solvencia.

Fácil acceso

El mecanismo para acceder a este mecanismo resulta bastante sencillo para cualquier empresa que se encuentre al día con sus obligaciones. Existen plataformas como MytripleA, especializadas en Factoring y Confirming para empresas españolas, con mecanismos de acceso simplificados y un tipo de interés competitivo.

Externaliza la gestión de facturas

Al contratar un servicio de factoring es posible evitar el gasto que supone la tarea de gestionar el cobro de las facturas. Por lo general, este gasto puede ser superior a las comisiones generadas por el mecanismo utilizado por el factoring.

Financiación escalable en función de las ventas

La capacidad de financiación crece junto a las ventas. A mayor cantidad de ventas en la empresa, mayor liquidez estaría en la posibilidad de obtener al adelantar el cobro de las facturas. Entre otras cosas, esto ayudará a que se pueda satisfacer con más facilidad la demanda de productos fabricados/comercializados por la empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.